15 may. 2018

Educación y Paz: Malala, a cualquier edad



Adriana Carranca
Malala la niña que quería ir a la escuela
Trad. de Hernán Gugliotella e Ilustraciones de Bruna Assis Brasil
Buenos Aires: V & R Editoras, 2017, 96 pp.
ISBN: 9789877472455

Malala Yousafzai casi perdió la vida por querer ir a la escuela. Ella nació en el valle de Swat, en Pakistán, una región de extraordinaria belleza, codiciada en el pasado por conquistadores como Gengis Kan y Alejandro Magno y protegida por los bravos guerreros pastunes, los pueblos de las montañas. Fue habitada por reyes y reinas, príncipes y princesas, como en los cuentos de hadas. Malala creció entre los pasillos de la escuela de su padre, Ziauddin Yousafzai, y era una de las primeras alumnas de la clase. Cuando tenía diez años vio cómo su ciudad quedaba bajo el control de un grupo extremista, los talibanes. Armados, vigilaban el valle noche y día, e impusieron muchas reglas. Prohibieron la música y el baile, expulsaron a las mujeres de las calles y determinaron que solo los niños podrían estudiar. Pero a Malala le habían enseñado desde que era pequeña a defender aquello en lo que creía y luchó por el derecho de continuar estudiando. Ella hizo de las palabras su arma. El 9 de octubre de 2012, mientras regresaba en autobús de la escuela, fue víctima de un atentado en el que le dispararon. Pocos creyeron que sobreviviría.
 
 
 
 
Adriana Carranca
Malala: a menina que queria ir para a escola
Il. de Bruna Assis Brasil
São Paulo: Companhia das Letrinhas, 2015, 96 pp.
ISBN: 9788574066707
Por mais absurdo que pareca, Malala Yousafzai quase perdeu a vida por querer ir para a escola. Ela nasceu no Paquistao, em uma regiao pacifica, e era uma das primeiras alunas da classe. Mas quando tinha dez anos, viu a sua cidade ser atacada e dominada por um grupo extremista chamado Taliba. Eles impuseram muitas regras, entre elas a que determinava que somente os meninos poderiam estudar.
Mas Malala foi ensinada a defender aquilo em que acreditava e lutou com todas as forcas para continuar estudando. Por isso, em 9 de outubro de 2012, tomou um tiro na cabeca quando voltava de onibus da escola. Poucos acreditaram que ela sobreviveria.
A jornalista Adriana Carranca visitou o vale do Swat pouco depois do atentado, e conta tudo o que viu e aprendeu por la, apresentando a historia dessa menina que, alem de ser a pessoa mais jovem a receber o Premio Nobel da Paz, e um grande exemplo, no mundo todo, do poder do protesto pacifico.
 
 

No hay comentarios: