7 may. 2018

Derecho y Literatura en México: sobre ‘Constitución poética’



Constitución poética de los Estados Unidos mexicanos:
una reescritura en el centenario constitucional
Manuel de J. Jiménez (Comp.)
Ciudad de México: Edit. Proyecto Literal 2017, 165 pp.
ISBN: 9786078529179

La Constitución mexicana de 1917, más allá de la ley fundamental que sostiene el sistema jurídico del país, es el documento esencial para la culminación del proceso político y cívico de nuestra historia: ideologías, utopías, victorias y derrotas. Más allá de su dimensión jurídica, el texto constitucional brilla como un producto cultural desde la abstracción estatista. En cierto sentido, la Constitución también es literatura –considerando su estilística y retórica– si entendemos que dentro de los congresos constituyentes mexicanos escribieron notables poetas decimonónicos (Andrés Quintana Roo, Ignacio Ramírez, Guillermo Prieto, Alfonso Cravioto, entre otros). Por esta razón, que sean los escritores quienes reescriban el texto constitucional vigente a cien años de su promulgación, es un acto de plena justicia poética. (Fernando Serrano Migallón).

 

XX-XX-XX

Recibo, y era muy esperado, este ejemplar de las manos –alas sería mejor decir, dado su franqueo en correo aéreo– de Manuel de J. Jiménez Moreno, Profesor de Filosofía del Derecho en la UNAM y activo mentor de experiencias sobre Cultura literaria del Derecho, que más al norte –donde los gringos– y en este Viejo Continente viejo, se conoce como Law and Literarture. Manuel de J. Jiménez ha promovido Cursos de ‘Derecho y Literatura’ –van con el de este año cuatro– en la Facultad de Derecho de la prestigiosa UNAM y lleva adelantados varios proyectos con la Editorial Libitum, que en México es responsable de la visibilidad de esta dirección de trabajo y docencia, cada día creciente y más pujante. A Manuel lo ‘capté’ para el monográfico ‘Derecho y Literatura hispánica’ que en 2014 coordiné para la revista Studi ispanici (Fabrizio Serra editore, Pisa – Roma). Desde aquel contacto han seguido más, siempre fructuosos por mi parte, Mi biblioteca ya acumulaba títulos como Iuspoética (Eds. Cinosargo, 2011), (Una) Constitución poética (Copyleft, 2012) y El final del Estado (Literal, 2013), empapados de poderosa imaginación crítica –a menudo visual– y de su decisiva sensibilidad jurídico-poética. Ahora Constitución poética de los Estados Unidos mexicanos: una reescritura en el centenario constitucional añade uno más, que no será cualquiera. Está organizado en Preámbulo, a su propia firma, al que sigue un articulado de hasta 20 disposiciones, más las transitorias. Ese universo constitucional lo han constituido 23 poetas y poetisas, efectivamente constituidos en virtual Constituyente. Reescriben –qué importante hacerlo, al conmemorar una centuria, pero no menos cada día– la La Constitución mexicana de 1917, en ocasión a que su letra giró a borrosa y a veces desvanecida. Lo hacen con la caligrafía poética de juristas –qué no fueron sino tales, poetas legisladores, los primeros juristas– y también cuando el cálamo no siempre es de la madera del Derecho, pues teniendo juristas y los que no lo son a la Constitución por numen prueban que es una Constitución, o sea, qué se hace ésta con más que Derecho.

Agradecido y también emocionado. Los días me traen tesoros, y gusto compartirlos con quienes aquí hayan leído.

¡Salud, Manuel J.!
Y mi honra toda al Constituyente.

J.C.G.

No hay comentarios: