5 may. 2018

DE 'MANADAS' Y TROPELES


Bueno, les cuento. Llevo dos días intentando que en un muro de Facebook me admitan que doctrina jurisprudencial (TS y Audiencias) y científica requieren a la víctima el empleo de un 'mínimo de resistencia' al afrontar una agresión sexual. Se lo he repetido por activa y por pasiva. Pero es un muro, efectivamente, con el que choco una vez tras otra. ¡Imposible!!
Todo comenzó así:
Expresé mi estupor ante tal exigencia cuando argumentaba 1) que si compara el art. 178 CP con el 237 del mismo corpus, cabe preguntarse por qué bien jurídico protegido vale más, si un bolso, o el cuerpo de una mujer ya que para apreciar robo con violencia o intimidación no se requiere resistencia en la victima. Y, sin embargo, un mínimo de reactividad positiva -mínimo de resistencia- si es necesario en el tipo básico del 178. Esto fue calificado de SOFISMA.
Insistí entonces con una nueva presentación del argumento: 2) Si preguntamos qué bien jurídico vale más, la respuesta podría encontrarse en las penas previstas. Cuando el código prevé dos delitos con bienes jurídicos diferentes, castiga con mayor gravedad el bien jurídico más importante. Y dentro del mismo bien jurídico, se castiga con mayor severidad la conducta que lesiona frente a la que sólo pone en peligro, la conducta dolosa frente a la culposa, la conducta con mayor grado de reproche personal. No obstante, la cuestión es que la jurisprudencia requiere un mínimo de resistencia en la víctima de una agresión sexual. ¿Tal vez porque el arrebatar el cuerpo de una mujer vale más que un bolso? ¿Obtener la protección penal de su cuerpo le 'cuesta' a una mujer más o menos que proteger su bolso?. Y se me señala que eso es un SOFISMA.
No desistí, y propuse esta otra reflexión: 3) Mi interrogante es sobre el 'mínimo de resistencia' exigido por la jurisprudencia del TS (salvo en violaciones múltiples) a una mujer para que la agresión sexual sea punible. Ese requisito diferencia el arrebatamiento del cuerpo de la mujer del arrebatamiento de un objeto, como un bolso. Cuando la mujer logra probar su resistencia la carga punitiva correspondiente al reproche penal de la conducta delictiva es mucho mayor que en un delito (no homogéneo) como es el robo con violencia o intimidación. Pero sólo a partir de haber probado 'su resistencia', siquiera mínimamente. Y es esto lo que me preocupa. Hasta que una mujer no se resiste, su cuerpo no vale lo que un bolso. ¿Qué 'ideología' se desliza en este diferente tratamiento de los bienes protegidos? ¿No está detrás de ese planteamiento una concepción -o una idea al menos- del cuerpo de la mujer ligada al concepto arcaico (y masculino) de 'honor'? Entonces, ¿las mujeres no resistentes ('fáciles' en la RAE hasta ayer; o sea, hace 24 h.) no pueden ser objeto de una agresión sexual, v. gr., violación? Esto es lo que me inquieta, y me parece latente -y por momentos patente- en el voto particular de la sentencia de la Manada, amén de en los preceptos del CP.
Pero, cómo creen que se califica: de SOFISMA!
Acudo, pues, sin más remedio a explicitar (CON ALGO MÁS QUE PALABRITA DEL NIÑO JESÚS) algunos presupuestos de mis afirmaciones. Así:
Doctrina de los autores y resistencia: José Luis DÍEZ RIPOLLÉS y Carlos María ROMEO CASABONA, Comentarios al Código Penal español. Parte Especial (T. II): Títulos VII-XII y faltas correspondientes, Valencia, Ed. Tirant lo Blanch, 2004, p. 290, considerando Díez Ripollés que la resistencia constituye un elemento típico imprescindible en la agresión sexual violenta, al dar sentido a la violencia empleada, que no se ejerce gratuitamente en el comportamiento sexual, sino para doblegar un impedimento material interpuesto por el sujeto pasivo o que se prevé que pueda utilizar. En su opinión, la principal consecuencia que se deriva de excluir la resistencia entre los elementos del tipo consiste en su identificación con la mera oposición a la relación sexual, desfigurando los límites de las agresiones sexuales violentas con otras figuras de menor gravedad.
- Resistencia y sociología criminal: Véase Patsilí Toledo y Montse Pineda, "Marc conceptual sobre les Violències Sexuals. Violències sexuals: un marc conceptual, teòric i ètic" (2016). Grupo de Investigación Antígona y Creación Positiva. Recuperado de: http://antigona.uab.cat/
Se absuelve de agresión sexual cuando la víctima no es explícita en su resistencia. Se condena cada vez que explicita su resistencia
- Resistencia y Doctrina del TS: STS 981/2005, de 18 de julio (entre otras muchas): La resistencia de la víctima no tiene por qué ser la propia del héroe, bastando que sea razonable ante la situación creada por el agresor
- Doctrina de Audiencias Provinciales:
Entendiendo por ‘resistencia’ la exteriorización de su negativa a la relación sexual, y que medie una relación de causalidad adecuada entre la violencia empleada y la agresión sexual (SAP La Rioja, 1.3.2010)
Audiencia Provincial de Barcelona (Sección 9ª) Sentencia núm.. 497/2016 de 21 junio JUR\2016\210463: “No cabe exigir a la víctima que oponga resistencia hasta poner en riesgo serio su vida o su integridad física”. “Es preciso, en este sentido, que, expuesta la intención del autor, la víctima haga patente su negativa de tal modo que sea percibida por aquél. De modo que exista una situación de fuerza física o intimidante que pueda considerarse suficiente para doblegar su voluntad, tanto desde un punto de vista objetivo, que atiende a las características de la conducta y a las circunstancias que la acompañan, como subjetivo, referido a las circunstancias personales de la víctima. No es necesario que sea irresistible, pues no puede exigirse a la víctima que oponga resistencia hasta poner en riesgo serio su vida o su integridad física, sino que basta con que sea idónea según las circunstancias del caso. Y por otro lado, tal situación debe estar orientada por el procesado a la consecución de su finalidad ilícita, conociendo y aprovechando la debilitación de la negativa de la víctima ante la fuerza o intimidación empleadas. Fundamento de Derecho TERCERO
Entre otras muchas
Pero NADA DE NADA. Por lo que me dicen, también esto es un SOFISMA.

J.C.G.

No hay comentarios: