27 feb. 2018

Álbum del Congreso ‘Ecologia del non-sapere’, y una divagación (extracongresual) sobre “smartlaw”.








 
Durante las intervenciones que se suceden a lo largo de un congreso académico en el que se participa o al que simplemente se asiste, tiempos de atención transmigran a instantes de meditación, de divagación e, incluso, de elucubración. Mientras aguardaba mi turno en el que participo, y más allá de éste e, incluso, durante mi intervención, oía y yo mismo pronunciaba ideas, nociones y conceptos vinculados a ‘futuro’ y ‘riesgo’ y, como digo, parte de mi, o uno de los varios que conforman mi yo individual en el nosotros de una comunidad que reflexionaba sobre ‘el no-saber’, es decir, acerca de la ‘ignorancia’ y, por tanto, sobre ideas, nociones y conceptos vinculados a ‘futuro’ y ‘riesgo’, formé de alguna parte una madeja, o puede que se desenrollara en la rueca de la autoconciencia, y comencé luego a devanar un hilo… Aquí y ahora recojo el ovillo de esos pensamientos, en los que enhebraré –o no– un día –no será hoy, acaso tampoco mañana– la aguja para tejer una página, y que tal vez sólo quede hilvanada, sin ir a más, en esta postal.
En el estambre de nuestro lenguaje se ha tejido fuertemente la ‘inteligencia’, que entresacamos del anglicismo -hebra larga y delgada- del ‘smart’. Hoy concebimos la posibilidad –muy cierta- de Smart city –algunos de quienes me lean puede ser que ya habiten en una ciudad inteligente, e imaginándolo así es seguro que poseerán allí todos poseerán un Smartphone (no es mi caso, aclaro, para ilustrar a posibles benefactores). La Smart card hace ‘inteligente’ nuestros hábitos de consumo, que casi nunca lo son. En todo caso, es mucho menos frecuente hablar de “smartlaw”, que a muchos parece un filamento fibroso, pero frágil como un hilo de seda. ¿Qué sería un Derecho ‘inteligente’?, o también, ¿con qué inteligencia habría de operar ese (nuevo, innovador) Derecho?
Hay, como se sabe, una inteligencia racional. Ese smartlaw no es nuevo. Novedoso puede ser que sea esto que ahora voy a decir: digo que allí no hubo inteligencia del futuro ni del riesgo. Y diré más: el futuro fue en ese Derecho un desierto inhabitado (e igualmente inhabitable); porque la Razón no tenía tiempo, ni producía cuerpos que experimentasen riesgos; el cuerpo está incorporado al tiempo, los cuerpos no son extraños al tiempo, a la Historia. La Razón, por el contrario, se abstraía de lo histórico; era intemporal e incorpórea. La ‘razón histórica’ era, en sí misma, una razón 'ex-traída' de la Historia. La Razón era –o lo pretendió- un universal. Más renovador sería decir de otro smartlaw, uno hoy emergente. El de la inteligencia creacional. Allí el futuro está habitado por fantasías, sí, a veces; yo prefiero creer que por expectativas, y más todavía, por esperanzas: un futuro en espera contendida y, en ocasiones, también -ciertamente- desesperado. Por tanto, de uno u otro modo, un futuro habitado (y habitable) por las pasiones, las emociones, por el presente metafórico (el que va más allá, el que propende al futuro, que se mantiene en espera), y por la memoria (que es el pasado a la espera del presente, para hacerse memorable, para perdurar en futuro), y por la afectividad. Y en todas y cada una de esas ‘habitaciones’ hay habitantes: está ‘el otro’, está la alteridad de nosotros mismos, nosotros somos ‘el otro’. Y la empatía de ese nosotros que es ‘el otro’ se habita en el Arte y la Literatura: en el Arte y la Literatura "el otro es nosotros"; nosotros somos el otro, finalmente. En este pujante smartlaw, en este cada día más nacido y creciente derecho de la inteligencia creacional está, me parece, el cuerpo incorporado; en el se desarrolla la corporeidad del tiempo y en cada tiempo, su carnalidad más corpórea, el tiempo hecho carne de futuro y riesgo.
VALE
J.C.G.
 
 

25 feb. 2018

Seminario extraordinario del Programa LYDER (Literatura y Derecho). Facultad de Ciencias Jurídicas. Universidad Pública de Navarra



El próximo viernes 2 de marzo tendrá lugar un seminario extraordinario del Programa de Literatura y Derecho de la Facultad (LyDER) sobre Eduardo Mendoza. A las 12 horas, en la Sala de Juntas de la Facultad (Edificio de Las Encinas, segunda planta). En él contaremos con la presencia del Dr. José Calvo González (Catedrático de Filosofía del Derecho de la Universidad de Málaga) como profesor invitado, quien impartirá la sesión  que ha titulado La extravagancia del caleidoscopio. Historia y Derecho: dispositivos ficcionales del relato en La verdad sobre el caso Savolta.
 
 
 
 
 
 

23 feb. 2018

Amores prohibidos y Derecho terrible (III). THE AMAZING STORY OF CATHERINE COOME

 
 

En su edicion del sábado 16 de marzo de 1901 el Tamworth Herald de Staffordshire (1868-1965), informó a los lectores interesados en la crónica de tribunales sobre un caso al que tituló The Woman in Man’s attire. Remarkable Marriage Story.

Se trataba de un juicio por fraude celebrado en  el Marylebone Magistrates Court contra un individuo identificado como Catherine Coome, de 60 años, detenida una semana antes. Coome, que sería condenada a cuatro meses de ‘hard labour’, se había casado varias veces y había trabajado como cocinero en un P & O –una línea de cruceros británica-estadounidense con base en Southampton– durante varios años sin que se descubriera su verdadero sexo. A lo largo del informe pericial,  las referencias a Coome señalan únicamente su identidad femenina. La masculina, con la que habían vivido toda su vida, queda igualmente del todo desvaída en la noticia, que sólo subraya sus intentos de estafa.

 
 

Escribir la Era victoriana desde abajo




Greg Vargo
An underground history of early Victorian fiction: Chartism, radical print culture and the social problem novel
New York: Cambridge University Press, 2017, 298 pp.
ISBN: 9781107197855
How does the literature and culture of early Victorian Britain look different if viewed from below? Exploring the interplay between canonical social problem novels and the journalism and fiction appearing in the periodical press associated with working-class protest movements, Gregory Vargo challenges long-held assumptions about the cultural separation between the 'two nations' of rich and poor in the Victorian era. The flourishing radical press was home to daring literary experiments that embraced themes including empire and economic inequality, helping to shape mainstream literature. Reconstructing social and institutional networks that connected middle-class writers to the world of working-class politics, this book reveals for the first time acknowledged and unacknowledged debts to the radical canon in the work of such authors as Charles Dickens, Thomas Carlyle, Harriet Martineau and Elizabeth Gaskell. What emerges is a new vision of Victorian social life, in which fierce debates and surprising exchanges spanned the class divide.
Greg Vargo. Assistant Professor, Department of English, NYU



22 feb. 2018

The War and Women's poetic culture. England. 17th century



Women poets of the English Civil War
Sarah C. E. Ross and Elizabeth Scott-Baumann (eds.)
Manchester: Manchester University Press, 2017, 392 pp.
ISBN: 9781526128706

 

This anthology brings together extensive selections of poetry by the five most prolific and prominent women poets of the English Civil War period: Anne Bradstreet, Hester Pulter, Margaret Cavendish, Katherine Philips and Lucy Hutchinson. It presents these poems in modern-spelling, clear-text versions for classroom use, and for ready comparison to mainstream editions of male poets' work. The anthology reveals the diversity of women's poetry in the mid-seventeenth century, across political affiliations and forms of publication. Notes on the poems and an introduction explain the contexts of Civil War, religious conflict, and scientific and literary development. The anthology enables a more comprehensive understanding of seventeenth-century women's poetic culture, both in its own right and in relation to prominent male poets such as Marvell, Milton and Dryden.


Contents

Introduction

Anne Bradstreet
from The Tenth Muse (1650)
The Prologue
The Four Monarchies
A Dialogue between Old England and New
An Elegy upon that Honourable and Renowned Knight, Sir Philip Sidney (1650)
In Honour of Du Bartas
In Honour of that High and Mighty Princess, Queen Elizabeth
David's Lamentation for Saul and Jonathan
from Several Poems (1678)
An Elegy upon that Honourable and Renowned Knight, Sir Philip Sidney (1678)
The Flesh and the Spirit
The Author to her Book
A Letter to her Husband, Absent upon Public Employment
Another
In Memory of my Dear Grandchild Elizabeth Bradstreet
Hester Pulter
The Invitation into the Country, to my Dear Daughters
The Complaint of Thames
On Those Two Unparalleled Friends, Sir George Lisle and Sir Charles Lucas
Upon the Death of my Dear and Lovely Daughter
On the Same [Tell me no more]
Upon the Imprisonment of his Sacred Majesty, that Unparalleled Prince King Charles the First
On the Horrid Murder of that Incomparable Prince, King Charles the First
On the Same [Let none sigh more]
The Circle [1]
Dear God turn not away thy face
The Circle [2]
On the King's Most Excellent Majesty
To my Dear J.P., M.P., P.P, They Being at London, I at Broadfield
A Solitary Complaint
Must I thus ever interdicted be?
Why must I thus forever be confined
To Sir William Davenant, upon the Unspeakable Loss of the Most Conspicuous and Chief Ornament of his Frontispiece
The Weeping Wish
Emblem 4
Emblem 20
Emblem 22

Katherine Philips
from the 'Tutin' Manuscript
To my Dearest Antenor on his Parting
A Retired Friendship, to Ardelia
Friendship's Mysteries, to my Dearest Lucasia
Content, to my Dearest Lucasia
Friendship in Emblem, or the Seal, to my Dearest Lucasia
from the 'Tutin' Manuscript, reverse
The World
The Soul
Invitation to the Country
On the 3rd September 1651
2 Corinthians 5:19 from Poems (1664)
Upon the Double Murder of King Charles I
On the Numerous Access of the English to Wait upon the King in Flanders
Arion on a Dolphin, to his Majesty in his Passage into England
On the Fair Weather Just at Coronation
On the Death of the Queen of Bohemia
To the Right Honourable Alice Countess of Carbery
To Antenor, on a Paper of mine which J. Jones Threatens to Publish to Prejudice Him
A Country Life
Upon Mr. Abraham Cowley's Retirement
from Poems (1667)
Epitaph on her Son H. P. at St Sith's Church
To my Antenor, March 16 1661/2
Orinda upon Little Hector Philips

Margaret Cavendish
from Philosophical Fancies (1653)
Of Sense and Reason Exercised in their Different Shapes
A Dialogue between the Body and the Mind
An Elegy from Poems and Fancies (1664)
The Poetress's Hasty Resolution
A World Made by Atoms
Of the Subtlety of Motion
Of Vacuum
Of Stars
A World in an Earring
The Purchase of Poets
A Dialogue between Man and Nature
A Dialogue between an Oak and a Man Cutting him Down
A Dialogue between a Bountiful Knight and a Castle Ruined in War
The Clasp
The Hunting of the Hare
A Description of an Island
The Ruin of this Island
Wherein Poetry Chiefly Consists
A Description of a Shepherd's and Shepherdess's Life
The Clasp: Of Fairies in the Brain
Upon the Funeral of my Dear Brother

Lucy Hutchinson
from De Rerum Natura
Book 1, lines 1-152
Book 2, lines 1048-1180
Book 4, lines 1019-1321

To Mr Waller upon his Panegyric to the Lord Protector
from Elegies
1. Leave off, ye pitying friends
2. To the Sun Shining into her Chamber
2(a). Ah! Why doth death its latest stroke delay
3. Another on the Sun Shine
7. To the Garden at Owthorpe
10. The Recovery
12. Musings in my Evening Walks at Owthorpe
14. On the Spring, 1668
20. You sons of England whose unquenched flame
from Order and Disorder
Preface
Book 1, lines 1-150
Book 3, lines 91-188
Book 9, lines 1-122

from Memoirs of the Life of the Colonel Hutchinson
All Sorts of Men

Textual introduction
Textual notes
Index of first lines

 

Sarah C. E. Ross is Associate Professor in English at Victoria University of Wellington
Elizabeth Scott-Baumann is Senior Lecturer in Early Modern Literature at King's College London

21 feb. 2018

Oscar Wilde, procesado en 1895 por 'indecencia grave con hombres'

 
La portada de 4 de mayo de 1895 del Illustrated Police News. Law Courts and Weekly Records, editado en Londres entre 1864 y 1938, muestra algunas escenas del juicio de Oscar Wilde, ‘prosecuted for gross indecency with male persons’, así como las consecuencias del mismo, que hicieron que Wilde se viera obligado a subastar su biblioteca, colección de arte e incluso los juguetes de sus hijos para afrontar los gastos derivados de su defensa legal.
xxx-xxx-xxxx
 

The Trials of Oscar Wilde
Ed. by H.Montgomery Hyde
London: William Hodge and Company, 1948, 384 pp.
xxx-xxx
 

Oscar Wilde (New York, 1883)

20 feb. 2018

Dos estudios sobre “Arte y Derecho” y “Derecho y Literatura” en ‘Revista Jurídica de Investigación e Innovación educativa (Nueva Época)’ 17 (enero 2018)

 

Revista Jurídica de Investigación e Innovación educativa (Nueva Época)’ 17 (enero 2018)
Universidad de Málaga. España. ISSN: 1989-8754
 
José CALVO GONZÁLEZ, "Imago iuris en la Allegorie van Justitia met Doodzonden. Cultura visual del Derecho: la pictura del sistema inquisitivo europeo durante el s. XVI", Revista Jurídica de Investigación e Innovación educativa (Nueva Época) 17 (enero 2018), pp. 11-26.
 
 
Antonius Claeissens (c.1536-1613), Justitia overwint de zeven hoofdzonden (1570-1613)
Brugge, Groeningemuseum


JAVIER MIRANZO DÍAZ, "La enseñanza de los principios del Derecho Administrativo a través de la obra de Georges Perec", Revista Jurídica de Investigación e Innovación educativa (Nueva Época) 17 (enero 2018), pp. 27-42.

 
Georges Perec (1936-1982) (Photo by David R. Godine)
  
             XX-xxx-XX
Accesibles en: http://www.revistas.uma.es/index.php/rejienuevaepoca/issue/view/381

18 feb. 2018

Escritura del Derecho: la Ley es un cuajarón


Dos operarios reparan las concertinas en la valla de Melilla, en la frontera entre España y Marruecos.  Foto Laureano Valladolid/ EFE (18 de febrero de 2018)
 
Miguel Marín, Presidente de la Autoridad Portuaria de Melilla, es un jurista. Lo es porque sabe de fronteras, Donde el Derecho se hace más presente es en las fronteras, porque allí se inscribe, se escribe. Las fronteras no son espacios sin derechos, sino todo lo contrario; constituyen el lugar del Derecho escrito, su inscripción. Ayer, luego de que comenzara la instalación de concertinas en la zona portuaria, Marín dijo: "El que cumpla la ley no va a producirse ningún daño con la concertina". Marín ha hablado como un jurista de la más auténtica estirpe kafkiana. Como In der Strafkolonie, la infracción a la Ley se escribe con sangre; se graba en la piel, se corporiza, se incorpora a la carne, se encarna cuando se encarniza en los cuerpos y los descarna. Sólo que ahora ya no necesitamos la máquina inscriptora;  se ha impuesto la autoedición.

Fabula docet
Enseñar la Ley es ensañarla; exacerbar su Letra. La Letra con sangre entra. Más aún, la Ley es un cuajarón.
 
Epílogo
Miguel Marín es un fidedigno intérprete de la Ley, y el mejor hermeneuta literario de Kafka que yo conozca. Llevo años pensando y, hoy, Marín es el instante de la revelación. El fulgor de la irradiación.
 
Colofón
El checo no dejó discípulos. Es la razón por la que padecemos la maldición de sus epígonos.
¡Tantas veces la realidad supera a la ficción!
J.C.G.
 
xxx-XXX-xxx
 
 
El roto El Pais (Madrid). 16 de febrero 2018

Narrativa y metáfora jurídica. Novedad bibliográfica



Mike Hanne and Robert Weisberg (eds)
Narrative and Metaphor in the Law
Cambridge: Cambridge UP, 2018, 438 pp.
ISBN: 9781108422796

It has long been recognized that court trials, both criminal and civil, in the common law system, operate around pairs of competing narratives told by opposing advocates. In recent years, however, it has increasingly been argued that narrative flows in many directions and through every form of legal theory and practice. Interest in the part played by metaphor in the law, including metaphors for the law, and for many standard concepts in legal practice, has also been strong, though research under the metaphor banner has been much more fragmentary. In this book, for the first time, a distinguished group of legal scholars, collaborating with specialists from cognitive theory, journalism, rhetoric, social psychology, criminology, and legal activism, explore how narrative and metaphor are both vital to the legal process. Together, they examine topics including concepts of law, legal persuasion, human rights law, gender in the law, innovations in legal thinking, legal activism, creative work around the law, and public debate around crime and punishment.

17 feb. 2018

PRIMER CICLO DE SEMINARIOS "ARTES Y DERECHO". Facultad de Derecho de la Universidad de Málaga

A N U N C I O
 
PRIMER CICLO DE SEMINARIOS "ARTES Y DERECHO"




Coordinación: Dra. Cristina Monereo (Profa. Titular de Filosofía del Derecho)
  Fechas: 9 de marzo, 12 de abril y 3 de mayo.
Lugar: Facultad de Derecho de la Universidad de Málaga
  Organiza: 'Cátedra Abierta de Derecho y Literatura-UMA'


 

14 feb. 2018

Abandonar la Jurisprudencia, perderse en los bosques, y desaparecer (en compañía de ‘Bartleby’)

 

Existen, me parece, dos razones -dos poderosas al menos; más habrá sin tanta resolución- para abandonar la Jurisprudencia. Ambas conciernen al alma.

 Una es la mostrada por el Conde de Cabarrús en carteo con Gaspar Melchor de Jovellanos, que apela a motivos de alma. En 1792 se expresa a su confidente en estos términos: “¡Ah! no es mi sensibilidad la que en este punto habla, no: es toda mi alma, acusando de lentitud á los cielos, y provocando su rayo vengador para que descienda sobre este horrible edificio de jurisprudencia, que con sagrada y fatal inscripción de la ley no es en realidad más que una cueva humedecida en sangre, donde cada pasión atormenta y devora impunemente sus víctimas. No, amigo mío; mi entendimiento solo es el que recorre con espanto aquella mole inmensa e incoherente [… ] aquella mole de treinta y seis mil leyes, con sus formidables comentadores; y no titubeo un instante: prefiero a la subsistencia de tan monstruosa tiranía la libertad, los riesgos y los bosques de la naturaleza.”

 

Don Francisco no desertó al albedrío, ni perdióse entre las forestas, por más que en materia de azares los tuvo no perecederos y en largo número. Si cierto es que le resistió el cuerpo al pedido de su alma, ésta, sin embargo, quedó desfallecida. En Cabarrús hay una sombra de Bartleby antes de Bartleby, una adyacencia que pudo haber sido inmediación, y no fue. Pero, sin duda, el alma –alma bartlebyana avant la lettre- era una buena razón para colgarle a la jurisprudencia de su época un ‘I would prefer not to’. Lo debería ser, desde luego, para todo jurista, asimismo de los de este tiempo, porque el edificio y la mole no consiguieron derruido ni el código soñado ni la ensoñada ciencia del Derecho del espíritu –o alma- de aquellos ilustrados del Alma –o Espíritu- de las Leyes. El código sigue desalmado y la caverna se ha hecho más profunda y oscura. Don Francisco murió en Sevilla el año 1810.


 La otra es la ingratitud del alma ajena que nace del olvido. No la falta de solicitud, sino la indiferencia. Hoy descubrí a un jurista español del s. XVII que, llegado un punto, ‘prefirió no hacerlo’. Me reservo su gracia, para ocuparme de él en página por escribir; no soy tenaz para el ‘preferiría no hacerlo’. Diré sólo que fue un docto procesalista a quien Gregorio Mayans, siempre más tímido que prudente en el elogio, llamó “vir magno juicio et doctrina”. Y que dejó de escribir, definitivamente; porque la ingratitud mató el animoso vuelo de la pluma en su mano. Los escritores por aquel tiempo no formaban gratuitas ‘dedicatorias’, dirigiéndolas a Principies y Nobles de cuyo favor esperaban bien. Él eligió mal su dedicatario, ingrato por desmemoriado, y con la desazón le vino el desabrimiento y de ahí, en adelante, prefirió nunca dar más a la escritura juicio y doctrina jurídica, y hasta que la ya escrita volviera a imprimirse. Editores sin alma igualmente traicionaron su decidido ánimo. Pero él fue, verdaderamente, padre de todos los Bartleby juristas; nadie le sustraerá este ganado mérito. Los archiveros y conservadores de las más prestigiosas bibliotecas del mundo le imputan –por estricta ignorancia- obras posteriores, cuando ciertamente no le pertenecen. Fantaseemos, no obstante, que lo hacen por venganza y para ocultar, en secreto concilio, la infame alcurnia de otros Bartebly, mejor escondidos que éste cuya exhumación preparo con toda mi alma. Termino señalando cómo es desconocido el año de su fallecimiento. También el boscoso paraje que eligiera para desaparecer.

 Con esto acabo, y decir que es un caso no inventado. ¡Tantas veces supera la realidad a la ficción!

 J.C.G.

13 feb. 2018

Viajes de antaño y hogaño

 
 
Si el siglo XVIII introdujo la moda –de raigambre enciclopedista– des tableaux, práctica a la que del mismo modo la Ciencia jurídica no fue ajena, pertenece a la siguiente centuria haber puesto en boga el uso de the guides. Naturalmente, el empleo de una u otra herramienta de aprendizaje cognitivo no es equivalente. En las tablas aparece una técnica metodológica –y una estrategia también– capaz de desplegar la sistemática de un determinado conocimiento. Las guías, por su parte, apenas plantean más que una orientación principal hacia ese objetivo. Si aquí las presento en un par comparativo es, por tanto, a guisa sólo aproximativa, y también pretendiendo con ello hacer ver representativamente que el distinto idioma que en cada caso designa la popularidad de su empleo es a su vez simbólico de lo empeñado en la transformación epistemológica producida de uno a otro período, lo que en sí mismo es, igualmente, un esquema o mero proyecto de definición histórica.
Pero no es por ahí donde quiero desembocar trazando las pocas líneas que serán esta página. Abro el surco de su escritura para cultivar una reflexión sobre los trotamundos de antaño, de los que en el presente hemos compuesto una idea aventurera y algo novelesca. Entre nosotros, han contribuido particularmente los ‘viajeros románticos’ por España, en especial ingleses aunque con notables excepciones galas, y la misma manera de leer su literatura de voyage, no siempre objetiva por demasiado impresionable y volcada al pintoresquismo. Las guías de viajeros la desmienten con crudeza.
Anoche releía en las páginas de este Viaje por el Itsmo (sic.) de Suez, desde China a Europa y de Europa a China, escrito por Domingo Ortiz de Zárate e impreso en el Colegio de Santo Tomás de Manila el año 1848 con 123 pp. Adquirí el ejemplar a poco de llegado a Málaga, en una liberaría de anticuario ante la que sigo siendo vencido por sus tentaciones. Lo leí entonces con el temblor de entrar en posesión de un ‘raro’, lo que todavía era singular en mi biblioteca, pero sin inteligencia de su sentido. Hoy, quizá, me sea más disponible.
De su autor es poco lo que se conoce; no llevó en su peripecia vital mucho equipaje, viajó ‘ligero de equipaje’, como los machadianos ‘hijos de la mar’, y sería por su afición a los viajes por ese medio, y a la modernidad de los vapores. En alguna parte tocó puerto su existencia, que las resacas de la memoria –ésta es una marea movida por las lunas menguantes de anteayer- aún no han devuelto. Pero a la playa un día, y nunca se sabremos cuál, llegarán reminiscencias. De momento la espera se hace tolerable mientras le leo.
En mi repaso de lectura navego ahora otros rumbos hermenéuticos. Lo redactado para aquel viaje es meticuloso y preciso. Precios del pasaje, horarios de trayectos y rutas, agentes y compañías consignatarias, equivalencia para los cambios de moneda y hasta el coste de sirvientes, según fueran nativos o europeos. También las mejores alternativas disponibles en conexiones y otras minucias sobre cuarentenas. Es una guía rigurosa y confiable. Éste, me parece, es su valor de época, análogo a lo socialmente valioso para su tiempo. La conclusión no es menor, creo.
De mitad de siglo en adelante la experiencia de viaje, que antes, en los siglos XVII y XVIII, había sido de exploración y, sobre todo, para apertura de mercados, nuevamente cambia. El testimonio de ella será más antropológico y científico, a lo menos social. Traje de Lima, por feliz recomendación de un buen amigo, una bella edición de Paisajes peruanos, de José de la Riva-Agüero, político, ensayista e historiador peruano. Es un viaje terrestre y en caballería, y le adeudo cabalgar a lomos de su letra las impresiones de la huella escrita como marcado vestigio para rastrear el espíritu de nación. La segunda mitad del XX -cuando ya toda seguridad sea desmayo- dará otro giro: adentrar el interior del propio peregrino, un camino a menudo insondable. Musil lo ha pautado.
Hogaño, por lo general, se viaja con otra intención, de distinta filosofía. La distancia se mide por la demora en la cinta de recogida de maletas, por la enumeración de lastimosos deterioros en los bultos y poco más, incluyendo eventuales irritaciones en aduana.
Por eso mi elogio es para quienes regresan de viaje con libros y un carrete fotográfico de alta sensibilidad en la mirada, que luego revelan en el cuarto oscuro de sus corazones. Porque ellos, no obstante su retorno, aún permanecen en viaje.

J.C.G.

12 feb. 2018

Visibilidad de las mujeres escritoras


Se acumulan urgencias a las lecturas. El día me ilumina menos que la noche y me hace ciego. Cuando la luz de evade, llega el albor de horas en lectura. Estuve ayer de madrugada sondeando las páginas de Escritoras extranjeras, una colectanea de cuentos que José García Mercadal (1883-1975) editó con Calpe el año 1925 y ésta puso a la venta al nada módico precio de 5 ptas. Fue por la ‘Belle Époque’, más falta de beldad aquí que en otros lugares. Ya entonces se comercializaba la literatura de mujeres. El adelanto no es anecdótico, creo. No lo es, además, porque la antología excede con mucho, y muy mucho, a las presuntas apetencias literarias ‘femeninas’ tal como hoy, desde nuestra suficiencia histórica, las imaginamos.
La nómina de escritoras es interesantísima. Quizá sólo recordemos –y aún serán pocos- a Grazia Deledda, italiana y premio Nobel de Literatura, que dio a las prensas, entre otras, tres novelas realmente atrayentes, Dopo il divorcio’(1902), La via del male (1906) y La Giustizia (1914), todas sugestivas para reflexionar sobre Derecho y Literatura desde la literatura de mujeres, y sólo las dos primeras traducidas a español. La Cerdeña y las costumbres sardas impregnan su escritura más allá de la fuerza local, porque son un universo, y en él la mujer no era una estrella rutilante. Grazia Deledda recordó en la entrega del premio de la Academia que en su casa familiar había “autoridad y una biblioteca”. ¡Qué inteligencia!
A otras de aquellas ‘escritoras extranjeras’ se las ha tragado el tiempo; el devorador por excelencia, insaciable. Así, la brasileña Emília Bandeira de Melo, que firmaba “Carmen Dolores”, cronista excepcional. También a otra italiana, Ada Negri. A la polaca Maria Komopnicka. Y sucumbieron norteamericanas como Mary Wilkins o Elena Glasgow. Y Neel Doff y la Baronesa de Edner, holandesas. Una reina rumana, Isabel de Rumanía, que firmó como Carmen Sylva, tan melancólica, igualmente. Asimismo a Vitoria Benedicsson y Selma Lagerlof, suecas. O a la belga Blanca Rousseau, y a Erma Heinemann, alemanas. Tantas... Aquí fueron en total dieciséis. Y esperan, nos esperan... Esto, también, es esperanza, no su contrario. La esperanza es una moneda sin dos caras. Quien pretende darle vuelta sabe nada de ella. Es un incontinente de la espera, un desesperado.
Estas ‘Escritoras extranjeras’ constituyen un inusual material que, aún concentrando a europeas principalmente, por su ‘rareza’ las universaliza; forman un koinos kosmos. El eurocentrismo también tiene género, sobre todo si es escrito -y leído- como private world. Les aseguro que no es el caso.
Ayer noche, casi hasta el amanecer, ellas me obsequiaron perfúmenes olvidados.
 
J.C.G.

10 feb. 2018

TSN (Transatlantic Studies Network). Año II, Nº4, julio-diciembre 2017, monográfico 'Exilio, migraciones, asilo y desplazamientos forzados'

 
 
Ya está disponible la versión electrónica y en abierto -a pocas fechas también la edición impresa- de la revista TSN (Transatlantic Studies Network). Año II, Nº4, julio-diciembre 2017, monográfico 'Exilio, migraciones, asilo y desplazamientos forzados'.
Incluye muy interesantes textos y trabajos, entre otros, de Carlos M. Padín Bibiloni. Rector de la Universidad Metropolitana (San Juan, Puerto Rico); Teresa Fèrriz Roure. Impulsora de la Red de Estudios y Difusión del Exilio Republicano, REDER (España); María Jesús Herrera Ceballos. OIM (Organización Internacional para las Migraciones) Madrid (España); Silvia Álvarez Curbelo. Universidad de Puerto Rico (EE UU); Roberto Carlos Abinzano. Universidad Nacional de Misiones (Argentina), o Gisela Belén Montiel. Universidad Nacional de Misiones (Argentina)
 
También el mío:
 Esta otra cruzada de la inteligencia y el trabajo. Primera reunión de profesores universitarios españoles emigrados (La Habana, 22 de septiembre al 3 de octubre de 1943)
 
J.C.G.

8 feb. 2018

Convegno Internazionale "Ecologia del non-sapere". Centro di Studi sul Rischio. Facoltà di Giurisprudenza. Università del Salento (Lecce. Italia), 26-28 febbraio 2018





He confirmado mi participación en el próximo Convegno Internazionale "Ecologia del non-sapere", organizado por el Centro di Studi sul Rischio. Facoltà di Giurisprudenza. Università del Salento (Lecce. Italia), 26-28 febbraio 2018.
El título de mi ponencia será: Tras el umbral postergado. Equivocidad de los criterios ‘futuro’ y ‘riesgo’ en Derecho.
 
Agradezco al Profesor Raffaele De Giorgi (Cat. de Filosofía del Derecho. Universidad del Salento) tan amable deferencia y prueba de amistad. Será un honor intervenir ante la prestigiosa Scuola leccese que, como bien ha escrito mi buen amigo Gianluigi Palombella (Cat. de Filosofía del Derecho. Universidad de Parma), "rappresenta tuttora la più fedele interprete del pensiero luhmanniano."
 
 
 

7 feb. 2018

La cita es la forma de construir una propia mitología


 
-¿Se trata de una cita? -le pregunté.
-Seguramente. Ya no nos quedan más que citas. La lengua es un sistema de citas.
Utopía de un hombre que está cansado (1975)
Jorge Luis Borges
Me pregunta un lector la razón del porqué a la cabeza de buen número de mis trabajos figuren citas. Por un momento pensé remitirle al libro de Anthony Grafton, Los orígenes trágicos de la erudicón (1989), o bien a The Anxiety of Influence, de Bloom (1973). Pero ambas autoridades facilitan una respuesta elusiva a la interrogante tan personalmente planteada. El primero, en realidad, se ocupa de la nota a pie de página, donde el fragor los combates intelectuales está amortiguado, aunque es, sin embargo, terrible. El segundo –rebasando su subtítulo- es una teoría de la lectura. Otras veces he respondido que busco crear atmósferas intelectuales. Así, la utilización de una cita emblema introduce a ella, pero no embute el contenido concreto de lo que luego se dice. De hecho, en ocasiones acudo a más de una, de alcance diferente, o que en apariencia lo sea.
Luego de lo anterior me vuelto a examinar varias empleadas, y me doy cuenta de algo quizá no percibido. Una vez vi un libro, creo que ‘de’ Camilo José Cela, donde se reunían dedicatorias del escritor ofrecidas en sus libros a lectores más o menos desconocidos. El caso es, naturalmente, disímil; incluso incomparable. Nadie formará un libro con las citas de cabecera a mis modestos trabajos. No obstante, la idea es atendible, si bien en otra dirección.
Retrocediendo en el camino extendido a través de esas citas que he ido presentado podría postular que en ese mecanismo de apropiación se genera un hábito resemantizador. La cita transforma su significado literal y produce una mitología. Es la oportunidad, pues, para construir otro espacio en el espacio del lenguaje, un metalenguaje, que es de suyo mitológico. La invención de ese territorio es una transfiguración que igualmente afecta a quien selecciona el fragmento citado; es decir, también lo mitologiza, que es tanto como transformar la literalidad de la previa lectura en que lo halló y de su condición como lector que la reescribe. Por tanto, uno mismo crea su mitología, uno mismo se construye en esa mitología -ese sistema de citas- como parte de que otro escribió.
Del resto, la respuesta debería ser -o propender a ser- a lo que denominamos 'oscura causalidad'; esto es, el invisible hilo de tanza al que mejor deberíamos llamar azar.

 J.C.G.