Wednesday, August 02, 2017

Arte y Derecho. La iconografía de los títulos-valores. Novedad bbliográfica




Carlos Petit
Arte y Derecho mercantil. Imagen y concepto de los títulos-valores en la España ilustrada
Madrid: Marcial Pons, Ediciones Jurídicas y Sociales, 2017, 176 pp.
ISBN: 9788491232710

El siglo ilustrado asistió al declive de una concepción transcendente de la existencia humana basada en la virtud de la fe. Mas el tiempo histórico de la nación y de la Öffentlichkeit (Habermas) comenzó a articular la experiencia colectiva desde otra clase de creencias: por ejemplo, la noción de crédito público entendido como «la opinión que los hombres forman de la ajena probidad» (1796). Que, sin embargo, la antigua virtud teologal no fue del todo sustituida por la nueva confianza de los ciudadanos lo demostró el empleo de la iconografía religiosa para reforzar el mensaje de documentos donde la representación de los valores monetarios se hallaba más próxima al cumplimiento de ciertas obligaciones.
La tesis anterior se sustenta en el análisis de los títulos de crédito (vales, acciones, cédulas) producidos y circulantes en la España borbónica. Fue la época dorada de las artes del grabado, una técnica de reproducción documental de inmediato puesta al servicio del dinero. El gobierno económico de la monarquía estuvo detrás de la emisión de los instrumentos financieros pero también de la formación de aquellos artistas que los diseñaron, mostrándonos ahora un insólito cruce entre la historia del arte y la historia del Derecho mercantil.


XXX-XXX

Me llegó 'Arte y Derecho mercantil', de Carlos Petit, Catadrático de Historia del Derecho (Universidad Pablo Olavide. Huelva), como prometió. Miro en el índice, ojeo su interior y comienzo a disfrutar.
Hace ya para más de veinte años el prof. Alfredo Montoya Melgar publicaba El trabajo en la Literatura y el Arte (Madrid: Civitas, 1995, 155 pp. 978844700533X), y es todo lo que encuentro en mi biblioteca para indicar algun posible precedente. La materia, naturalmente, es distinta y también la perspectiva. El libro del prof. Petit, no obstante, se proyecta en una dimensión para la que difícilmente caben comparativas. Al autor le honra mencionar la obra de Alexander Kipfer, Historische Wertpapiere der spanischen Königlichen und privaten Handelsgesellschaften des 18. Jahrhunderts (Frankfurt am Main: Haag– Herchen, 1991). Pero la originalidad temática y el desarrollo logrado con la suya le conceden autonomía plena.
En esta reflexión preliminar me limitaré a consideraciones muy generales, porque aún me espera la lectura y el disfrute que en ella ya intuyo. Una es la que me trae el recuerdo de una línea del ilustre civilista Francesco Ferrara; la ciencia jurídica, decía, no debe encerrarse en un castillo de marfil, distante de los 'rumores del día'. Es una metáfora de múltiples posibilidades, entre las que quiero elegir esta que -me imagino- alcanza al autor y a mi mismo. Carlos Petit ha debido observar en su ciudad de Sevilla, como lo hice yo también mientras residí allí, el mercadillo numismático de la Plaza del Cabildo. En Málaga, donde vivo para más de 35 años, instalan uno similar en la Plaza de la Constitución, los domingos. Además de con sellos y tarjetas postales, los coleccionistas mercadean con viejos y hermosos títulos-valores. Sus orlas, filigranas y cenefas y, en general, las decoraciones de las marcas y empresas mercantiles de otrora y que tanto atraen el hobby de los aficionados y curiosos paseantes, tiene igualmente interés para un jurista. También el jurista debe ser flaneur. Yo me imagino a Carlos en merodeos dominicales frente a uno de esos puestecillos y tenderetes, con mirada puesta en el 'rumor de los días' pasados, que es la del historiador. Y luego un riguroso trabajo académico, y no por ello menos ameno, ordenado en método y laboriosa investigación, hasta quedar reunido y presentado en las páginas de este libro que me obsequia. La otra consideración es tocante a 'la cultura visual del Derecho', y me concierne. Este libro me ratifica en su necesidad. Hoy, por mútiples motivos -no sólo porque todo, o casi, a nuestro alrededor es imagen- precisamos de una realfabetización y gimnasia imagética. Creo que por ahí apunta el pictorial turn subsiguiente a los giros discursivo y narrativo que produjo la cultura jurídica de finales del s. XX, y que asimismo tendrá relación con el turn to affect, cada vez más creciente en ella. Realfabetización iconográfica y gimnasia visual que no serán posibles sin la ayuda del logos histórico. El beneficio que esta obra presta a ese objetivo está fuera de toda duda.
Mil gracias, Carlos, por tu generosa dádiva.
 
J.C.G.

No comments: