Saturday, August 05, 2017

A propósito villanía y hampa en España a principios del siglo XX, y sobre Pío Baroja acerca de los ‘golfos’ entre todas las ‘tribus de delincuentes’ españolas

Traigo noticia de una obra que interesará a criminólogos. En mi caso ha despertado curiosidad e inquietud. Estos son los datos bibliográficos y la portada del ejemplar en mi poder.


VV.AA.
Fuera de la ley: hampa, anarquistas, bandoleros y apaches : los bajos fondos en España, 1900-1923
Madrid: La Felguera Editores (Col. True Crime, 37), 2016, 566 pp.
ISBN: 9788494420887



Tiene mi recomendación. Para lo que valga de anticipo a los lectores hago reseña de la misma y luego comentario de mi cosecha en almacén.
Va ahora.

XXX-XXX-XXX

Incluyendo fotografías en blanco y negro, y un cuaderno de fichas policiales y un diccionario criminal.  Golfos, hampones, pistoleros, apaches, los fantomas españoles -tenazmente combatidos por el inspector Fernández-Luna- y los últimos bandoleros, junto a los de la Sagrada Cofradía del Sable, los falsos monederos, estafadores, prostitutas, anarquistas -y otros revolucionarios místicos, como por ejemplo rusos- y, aparte, los locos.  Buen retrato, pues de la villanía y hampa en España a principios del siglo XX.
De interés específico el más de medio centenar de fichas policiales anteriores al uso de la huella dactilar, aprovechados de José Cabellud Cornell (Delincuentes habituales contra la propiedad. Álbum criminológco, Barcelona: Establecimiento Gráfico Thomas, 1908, 7 v. de 300 pp. cada uno, + uno de Índice), que incluye fotografías en blanco y negro, así como del “Fichero Lasarte”, formado con individuos relacionadas con hechos violentos y subversivos entre 1910 y 1928, y que fue llevado a cabo por los comandantes Emilio Linares y Pérez Garberi, y el capitán Julio Lasarte. En él figurará, entre otros, el líder socialista Pablo Iglesias. En cuanto al tatuaje de delincuentes, todos copiados a mano alzada: Los estudió con dedicación Madrid, Impr. de Eduardo Arias, 1908), y también Constancio Bernaldo de Quirós y José María Llanas Aguilaniedo (La mala vida en Madrid: estudio psicosociológico con dibujos y fotografías del natural, Madrid: B. Rodriguez Serra, 1901).  La edición recoge, asimismo, un diccionario de jerga «caló-criminal» (pp. 521-557) sacado del Diccionario ‘caló’ de los maleantes, formado por el guardia civil Pedro Serrano, originariamente publicado en la Revista Técnica de la Guardia Civil (enero de 1929).
Se trata pues, de un fiel retrato poco conocido, o ya olvidado, de los bajos fondos y las «tribus» de delincuentes de la España finisecular y de inicios del s. XX.

Y así reseñado lo anterior, paso a Pío Baroja y Nessi (1872-1956). Su posición acerca de las doctrinas del positivismo criminológico y la recepción de Cesare Lombroso en España está expresada en el texto titulado El escritor según él y según los críticos (1944). Allí escribe: «En mi tiempo hubo muchas novedades que a mí, al menos, no me parecieron muy verídicas: la explicación de los genios y de los criminales por Lombroso [...]. Las afirmaciones de Lombroso tenían su base, pero no completa [...]. De la ciencia de los Lombroso y de sus secuaces no salió nada en limpio» (Pío Baroja, El escritor según él y según los críticos, Madrid: Editorial Caro Raggio, 1982, p. 125).
 
 
 Retrato de Baroja  (ca. 1904), por Ramón Casas i Carbó (1866-1932)
 
Pero esta razonable, y común a muchos otros durante y después -así, Pedro Dorado Montero (1861-1919)- del reinado español de Lombroso y Ferri, es muy diferente a lo expuesto años antes, 1899, cuando Baroja hizo público su plan tremendista de reforma de la golfería. Lo leeremos, bajo firma 'Dr. Baroja', en «Patología del golfo»  [Revista Nueva (Madrid) I, 4,15 de febrero a 5 de agosto de 1899, pp. 145-154, más adelante recogido en ‘El tablado de Arlequín’, Obras Completas de Pío Baroja, Madrid: Biblioteca Nueva, 1948, t. V, pp. 55-59). Interesado por el infra-mundo -que, no obstante, vive a plena luz del día- de los golfos, allí les dedica impagables páginas entre petulancia sociológica y crudo maximalismo doctoral. Dice: “El golfo no pertenece á una sola categoría social; es un detritus de las distintas clases sociales”. (p. 146). Para su Etiología señala: “Una de las causas de la golfería, es la democracia; yo no soy enemigo de ella; las conquistas revolucionarias me entusiasman tanto como á cualquier otro; pero la democracia nuestra, la que gastamos en España, me parece la institución más estéril, la más superficial y estúpida. La democracia para nosotros no ha sido más que un camino abierto á todas las ambiciones pequeñas, á todos los deseos mezquinos y malsanos” ( p. 147); y concluye: “El golfo burgués se va formando en los teatros por horas, en los escaparates de las tiendas de lujo, en la atmósfera envenenada del café. El periódico con su montón revuelto de noticias y sus cambios vertiginosos de criterio, cultiva su histeria; la envidia le muerde, la vanidad le acaricia con sus sueños megalómanos, la mujer le achaca su pobreza, el amigo le muestra los distintos aspectos de la desigualdad social. Pero no siempre el impulso parte del hombre: muchas veces la resistencia del medio es la que produce el abatimiento precursor del estado de falta de idea moral del golfo” (p. 148). En cuanto a los Síntomas, siendo que por tratarse de golfos háyalos entre obreros, liberales, aristócratas, concreta el examen general para todos ellos: ”En todas las clases el golfo tiene la misma filosofía: el egotismo, la filosofía del yo (…) Es partidario de Nietzsche sin saberlo” (p. 149). De esto último, me parece claro que aún no hemos concluido el estudio de la experiencia vital nietzscheana en España, incluso constándome trabajos excelentes como los de Paul Ilie, “Nietzsche in Spain. 1890-1910”, en Publications of the Modern. Language Association of America, LXXIX, (March 1964), pp. 80-96, Gonzalo Sobejano (Nietzsche en España, 1890-1970, Madrid: Gredos, 1967, 2ª ed. 2009 corregida y ampliada), además del mínimamente conocido de Udo Rukser, Nietzsche in der Hispania. Ein Beitrag zur hispanischen Kultur und Geistesgeschichte (Bern, Francke, 1962), sobre quien di noticia en este blog: Monday, August 22, 2011, 'Sobre Nietzsche, seguido de una vision romantica del profesor universitario’ (accesible en: https://iurisdictio-lexmalacitana.blogspot.com.es/2011/08/sobre-nietzsche-seguido-de-una-vision.html )
Sigue en la sutil prosa ensayística barojiana lo relativo al Pronóstico, donde declara: “El golfo es el macrobio de la vida social; echa sus ideas y sus actos disolventes en el organismo de la sociedad; si ésta tiene salud, fuerza y resistencia, el macrobio no prospera; donde la vitalidad está perdida, el macrobio descompone y sus toxinas penetran hasta el corazón del cuerpo social” (p. 154).
Con esta diagnosis -y también prognosis, por lo que anticipa- se llega, finalmente, al Tratamiento. Las recomendaciones de Baroja son, como la posología propuesta, claras y fácilmente comprensibles para el resignado paciente social, muy enfermo:
No se me ocurren más que dos indicaciones que puedan llevarse en el caso patológico del golfo: una, terapéutica: educarlo; otra, higiénica: ahorcarlo.
¡Educar a los golfos! Pero ¿quién? Los que tengan conocimientos y, sobre todo, un critero moral, fijo y sano… ¿Y dónde están esos? En ninguna parte, ¿no es verdad?
¡Ahorcarlos! ¡Exterminarlos! Es brutal; pero sería una solución
Se me ocurre una duda. Si los políticos, los directores de la farsa social pudieran y quisieran exterminar a los golfos, ¿no correrían el peligro de exterminarse a sí mismos?”.(p. 154 de la Revista, por donde he citado hasta ahora, y p. 59 de la ed. de  OC arriba mencionada).
 
Lo dejo aquí. Intente el lector moderar su apetito para con el todo o por partes; el bolo alimenticio tarda en pasar, y ha de masticarse mucho. Aviso que la digestión será lenta, pesada, producirá modorra y, de seguro, pesadillas.
Buen provecho, en todo caso.

J.C.G.


No comments: