Sunday, July 23, 2017

El 'World Refugee Year' filatélico con Franco

Un historiador como Ernst H. Kantorowicz (1895-1963), autor de The King’s Two Bodies: A Study in Mediaeval Political Theology (Princeton: Princeton University Press, 1957) no despreció la observación del detalle en lo -digamoslo con una interesante expresión de Georges Perec- 'infracotidiano'. En cierta oportunidad festiva Kantorowicz ilustró a sus alumnos sobre la relevancia ideológico-política de la filatelia que, con su acostumbrada lucidez, remontó a la numismática. Kantorowicz era un maestro y siempre se aprendía con él, y era tanto lo que se aprendía ...
Los juristas hemos prestado escasa atención a la inculturación ideológico-jurídica por 'vía filatélica'. Existen, a mi parecer, diferentes dimensiones, que deseo explorar con tiempo y atención. Aquí referiré entre otras una sola; la de ocultación y el fingimiento.
Es el caso que se produjo en los años del desarrollismo económico e internacionalización del régimen franquista. En 1961 se celebraba el 'World Refugee Year', y el gobierno no eludió comparecer en él mediante la emisión de un sello conmemorativo, con valor de 1 y 5 ptas., pero otra vez soslayó con tanta habilidad como falta de escrúpulos la trágica realidad de la historia de muchos españoles. Así, reprodujo la obra La Huida a Egipto (1795), registrada como del pintor neoclásico Francisco Bayeu y Subias (1734-1795), aunque más tarde se ha catalogado como perteneciente a Vicente López Portaña (1772-1850), de la escuela de Bayeu.
 



La huida a Egipto (1795), por Vicente López Portaña (1772-1850)
[anteriormente atribuido a Francisco Bayeu y Subias (1734-1795)]
Museo del Prado (Madrid. España)
 
La ‘Sagrada Familia’ fue, en efecto, una familia de refugiados. Sin embargo, en la elección del motivo existía una conciencia de ocultación y fingimiento de realidades migratorias de las que el gobierno de Franco era responsable directo. Miles de refugiados españoles, en países de Europa y en tierras iberoamericanas, vivían con el destierro la cruda experiencia de lo que Daniel Sueiro (1931-1986) llamó ‘el pan amargo del exilio’. Otros muchos, formando la España emigrante, se repartían por Suiza, Alemania, Francia en busca de trabajo y derechos como ‘emigración económica’… Por tanto, la imagética de La huida a Egipto cumplía el compromiso internacional, además de estar en perfecta armonía con los principios del nacional-catolicismo, pero desplazaba al ostracismo la propia identidad del cataclismo histórico del éxodo y la persecución, de la expatriación y el alejamiento.
 
J.C.G.

No comments: