Sunday, May 07, 2017

La Constitución devorada por sus hijos. (Con dedicatoria a Brasil)


XXX---xx---XXX


Francisco de Goya y Lucientes (1746-1828) vivió una Francia revolucionaria ‘a lo Napoleón’ que bien pudo permutar su famoso ‘Saturno devora a su hijo’ (1815) en un ejercicio de canibalismo más común: los hijos que, en suculenta deglución aunque de angosto digerir, devoran a sus padres.


 

Esto ya había sucedido ya en la Francia revolucionaria ‘a lo Robespierre’, máximo exponente de la Virtud y el Terror (vid. Robespierre. Virtud y terror (2007), Introducción a cargo de Slavoj Žižek Textos seleccionados y anotados por Jean Ducange Traducción de Juan María López de Sa y de Madariaga Madrid: Ediciones AKAL, 2011).

 

Maximilien François Marie Isidore de Robespierre (1758-1794), que siempre así mismo se nombró le représentant du peuple y, con más fevor jacobino, le défenseur de la constitution (Les journaux: Le Défenseur de la Constitution y Les journaux: Lettres à ses Commettants). Robespierre, en efecto, otro vástago de un abogado y, a riesgo de parecer poco imaginativo en los epítetos, también otro ‘Defensor de la Constitución’.
 
 
¡Cuántos brotes de un tronco jurídico han tomado en la Historia, como empresa personal, florecer de esa Defensa constitucional! ¡Malhaya de otro Destino!

 
Busto en terracota de Robespierre, por Claude André Deseine, 1792. Château de Vizille.

 
P.s.: Dedico esta nota a mis entrañables amigos de Brasil, un país de tan jugosa tradición antropofágica.
 
J.C.G.

No comments: