Thursday, February 11, 2016

Proceso y alea jacta est. Novedades bibliográficas




Santiago González Varas Ibáñez
Juicio a un abogado incrédulo.
Consuelos para los que un día perdieron un Proceso.
La aleatoriedad de la Justicia como aleatoriedad de la vida misma
Civitas. Thomson Reuters Aranzadi, Cizur Menor (Navarra), 2015, 183 pp.
ISBN: 978-84-9099-372-9

Este libro, para todos los públicos (empresarios, políticos, funcionarios, oficinistas, empleados), es la obra que faltaba, para aquellos que han perdido un juicio y les queda una sensación amarga. O que simplemente padecen un proceso y quieren saber dónde se encuentran. Creo que en esta obra encontrarán las explicaciones que necesitan. Es el libro que todo abogado tiene que regalar o recomendar a su cliente, cuando tenga un asunto, o al menos, cuando lo haya perdido. Psicólogos, filósofos, antropólogos, sociólogos, hablando de la condición humana, y de la aleatoriedad, y de cómo se adoptan decisiones (hasta se dan premios nobel por esto). Y resulta que se olvida el mejor ejemplo de todos, la administración de justicia. Ésta no es un ejemplo cualquiera, de que la vida es suerte. Tiene un atractivo especial, porque se ve en la necesidad de negar algo que es, sin embargo, inevitable y que se manifiesta de forma muy marcada, la presencia de lo subjetivo y aleatorio No se busque en este libro una crítica a la administración de justicia, sino cómo este sirve para plantear reflexiones sobre la realidad misma. El libro refleja, a modo de relato de ficción, la tragedia de un "abogado escéptico" que acaba siendo condenado no se sabe muy bien por qué. Lo interesante del libro son los argumentos que aquel propugna en su defensa, en sus distintos estados de ánimo durante el juicio. Destaca su visión sobre "la zona lo interpretable", la epojé, o sobre "el Gobierno de las Leyes", o el Derecho como arte. El trabajo está escrito entre la ficción y la tragedia, la broma y la amargura, exponiendo ideas primero teóricas como catedrático e investigador sobre el Derecho; segundo, prácticas expresando experiencias como abogado en múltiples demandas y dictámenes; y tercero como escritor.

Sumario

INTRODUCCIÓN AL RELATO «JUICIO A UN ABOGADO INCRÉDULO»
PRIMER ACTO. JUICIO A UN ABOGADO INCRÉDULO. EL JUZGADOR EXPONE LOS CARGOS
SEGUNDO ACTO. EL «INTERPRETADO» HABLA
Escena primera. La zona de lo interpretable
Escena segunda. Suerte o sorpresa
Escena tercera. Conclusiones de la fase previa, sobre la zona de lo interpretable
Escena cuarta. En particular, suerte, sorteos y política, con lo judicial de fondo. La demarquía como solución
Escena quinta. Psicología y toma de decisiones
Escena sexta. Intuiciones y sensaciones
Escena séptima. La valoración social de las sentencias
Escena octava. La aleatoriedad como consuelo. Humano, demasiado humano. La epojé
Escena novena. Otro tema clave, el derecho y el arte
Escena décima. El gobierno de las leyes
TERCER ACTO. DESENLACE. EL JUZGADOR DELIBERA Y PIENSA SOBRE LAS AFIRMACIONES DE LA DEFENSA DEL ACUSADO

 
Santiago González-Varas Ibáñez (Palencia, 1965) es Catedrático de Derecho Administrativo en la Facultad de Derecho de la Universidad de Alicante. Otros de sus libros son: España no es diferente (Tecnos, 2002); La segunda realidad: ensayo satírico-didáctico en busca de la realidad, la fama y las sensaciones  (Comares, 2002); Tratado de Derecho Administrativo I (Parte General) (Civitas, 2012, 2ª ed.), y II (Derecho Administrativo europeo) (Civitas, 2012, 2ª ed.); El sensacionismo: una mística del absurdo para el s. XXI (Trifaldi Producciones Multimedia , 2014); La búsqueda intelectual de lo trascendente (Unión Editorial, 2015); Homenaje a un sonido, (Edit. Cuadernos del Laberinto, Col, Anaquel de Poesía 2015); La imposibilidad de la cultura (Edit. Manuscritos, 2016); Discurso a Hispanoamérica y España, 2016; etc.
.
▀▄▀▄▀▄▀▄▀▄▀▄▀▄▀▄

Nuevo obsequio de su autor, en cuya lectura estoy sumergido. Ágil, polémico texto; también inteligente y enormemente sugestivo. Es una lectura recomendable en nuestras Facultades. (Ahora debería precisar que 'para los alumnos'. Pero seré más didáctico: recomendable, en especial, para los docentes en nuestras Facultades). Y, va de más, en los Colegios de Abogados, y en los Juzgados y Audiencias.  Un aire nuevo, que tanto se necesita, ha de circular con este libro. Para muchos cándidos jurídicos, para la tropa de mefistofélicos, y para la cofradía en general, con generalato del petit Maquiavelo que no llegó a Murat en el oficio del parquet del Tribunal.
La estructura -relato y parlamento dramático- es de una frescura singular (porque los juicios son narrativa y dramática, incluida la comedia). Todo son ahora deontologías que parecen tratados de confesores y que, naturalmente, nadie lee. En este libro se aprende del deber de honestidad de un profesional -de los que saben Derecho y de Ética- infinitas veces más que en los animados weekend de Cursos colegiales -y, asimismo, aquellos muchos que (éstos en ofertas de temporada baja) se imparten en comandita con la Universidad- que no son discurso y, por ende, no hacen discurrir.
Mucho para aprovechar entre filósofos del Derecho, con aterrizajes de emergencia en las zonas grises de la argumentación. Más todavía entre privatistas, e igualmente del propio gremio del autor, que de consumo parecieran que acuerdan en las bodas sólo las licencias. Licenciados son, pero licenciados deberían quedar.
Buen libro, si me creen; bueno también si no me dan creencia. ¡Ayá los descreídos! ¡Ayá los acreditados con descrédito! Buen libro, sí, y mejor créanme.
Y bien escrito, como del que mucho celebra en el orden de escribir. Afuera, sólo ruido, furia y la compañía que al verso le pudo Shakespeare.
Y bien leído, cuánta enseñanza.
Qué más añado... Que soy pagado de la gratitud con que me nombra, y ya lo estaba el día que me pidió razón de algún asunto y le di doxa lo más razonada que me alcanzaba, sobrándose de mi el honor.
Y un abrazo, amigo Santiago, y a esta memoria, además, toda mi enhorabuena.

J.C.G.
 

No comments: