Sunday, January 24, 2016

Sobre ‘Peregrinatio academica’ y novela de campus en España



José María Pérez Collados
El tren de cristal
Renacimiento (Col. ‘Otros Títulos’; 116), Sevilla, 2011, 344 pp.
ISBN: 9788484726470

Durante la década de los ochenta la Universidad española lleva a cabo su propia transición a la democracia. Una de las fórmulas que utilizó para superar los años de aislamiento, fue potenciar las estancias de investigación en el extranjero de los jóvenes profesores que, por entonces, comenzaban su carrera académica. Esta es la historia de uno de aquellos viajes. Viajes que tuvieron lugar en un mundo sin Internet, sin teléfonos móviles, un mundo en el que una conferencia telefónica sólo se hacía cuando se producía una inaplazable urgencia. Por eso estos eran viajes de verdad, porque sacaban al viajero del mundo que, hasta entonces, había sido el suyo, y le llevaban tan lejos que hasta le permitían reinventarse, nacer de nuevo, ser, quizás, ése que siempre hubiera querido ser. Pero, precisamente por ello, estos eran viajes de los que no era posible regresar. Esta es la historia de uno de aquellos viajes, y de su regreso imposible.

José María Pérez Collados (Zaragoza, 1964), es Catedrático de Historia del Derecho en la Universitat de Girona. Ha sido investigador en la Universidad Nacional Autónoma de México, y profesor en varias Universidades chilenas, en la Universidad de Zaragoza, en la Universidad Autónoma de Barcelona y en la Universidad de Birmingham. Dirige la colección Novela de Campus de la editorial Renacimiento, la revista de cultura jurídica Ius Fugit y la editorial ediciones Nuevos Rumbos (http://www.edicionesnuevosrumbos.com). Es asimismo director responsable de Política editorial en la Red de Universidades Lectoras (http://www.universidadeslectoras.org).

 

▀▄▀▄▀▄▀▄▀▄▀▄▀▄▀▄

Esta semana recibí el obsequio de El tren de cristal, novela de campus de mi amigo José María Pérez Collados. Tengo varias consideraciones que compartir con los lectores de este blog. La primera es de carácter institucional, y me explico. Hoy es relativamente frecuente que los alumnos –no ya sólo los jóvenes profesores– emprendan estancias académicas fuera de nuestras fronteras. Éstas tienen siempre un componente de ‘turismo universitario’ –llamémosle así– que, a veces, anula los objetivos primordiales a que deberían estar orientados esos períodos, en gran medida subvencionados con recursos públicos y también suplementados por los privados de las familias. En general, sin embargo, la experiencia es, de un modo u otro, satisfactoria. Se trata –en Europa– del muy popular Programa ERASMUS. Tal práctica de viajes posee, no obstante, antecedentes que se sitúan en el Medievo. Dejan constancia de ello, entre otros, los trabajos de Jacques Verger, “La mobilité étudiante au Moyen Âge”, en Histoire de l’éducation, 50 (1991), pp. 65-90 y “Peregrinatio academica”, en Le Università dell’Europa. Gli uomini e i luoghi. Secoli XII-XVIII, Gian Paolo Brizi- Jacques Derger (eds.),  Cinisello Balsamo, Milano, 1993, pp. 109-135. Un ejemplo, nobilísimo –ahora en relación al ámbito de la formación académica doctoral- son igualmente las exclusivas (y también algo banales) Becas del Real Colegio de España en Bolonia, cuya fundación remonta al Cardenal Gil de Albornoz en 1364.
La segunda consideración hace a aspectos biográficos. La lectura de El tren de cristal me ha traído el recuerdo de la beca del Ministerio de Educación y Ciencia (Dirección General de Investigación científica y Técnica) que recibí y aplique entre 1987 y 1988 para formación investigadora en el Istituto Giuridico “Antonio Cicu” de Facoltà di Giurisprudenza, de la Università degli Studi di Bologna. De aquellos años, tan lejanos ahora, aún aprovecho en beneficio intelectual. En el cristal de ese ferrocarril hallo reflejos que me definen y me distorsionan, y ambos agradezco.
Por último, mi gratitud hacia José María se extiende a su empeño por cultivar y difundir en España un género, de tantas posibilidades literarias, como es la novela de campus. La naturaleza que éste presenta en nuestro país se instala, sin embargo, en una dirección bien diferente a la University fiction o Acedemic Novel del mundo anglosajón. Allí, aunque con ejemplos sobresalientes, los enfoques son raramente coincidentes con la campus novel española. Figuran aquí nombres de referencia como Rafael Chirbes; también Antonio Muñoz Molina y Javier Cercas –aunque en éstos las atmósferas del campus norteamericano a menudo ejercen demasiado peso sobre la construcción del sentido– y en otra deriva, sobre todo en relación a  la singladura de la incorporación de mujeres al trabajo universitario, Josefina Aldecoa y Laura Freixas.
Me parece que, con personalidad propia y palpitante pulso narrativo, José María Pérez Collados ofrece un resultado autónomo y personalísimo, de singular valor además en la identificación de algunos rumbos que no habían sido explorados con anterioridad. Y me alegro, por el amigo, y por sus lectores; soy entre ellos uno más, ciertamente entusiasmado, y en la medida de mis posibilidades me gustaría contagiar esa emoción a todos cuantos visitan este blog, invitándoles a sumarse y hacer vehemente proselitismo.

Gracias José María por este magnifico presente de memoria generacional.

J.C.G.

No comments: