Thursday, September 24, 2015

Arte y Filosofía. De la murmuración o maledicencia


Ignacio Salvador Díaz Ruiz de Olano (1860 -1937). Murmuración y castigo (1910)
 
 
"La murmuración o maledicencia, por la que no entiendo la calumnia, la difamación que puede llevarse a los tribunales, sino solo la tendencia inmediata, sin ningún propósito especial, a propalar algo perjudicial para el respeto a los demás, se opone al respeto debido a la humanidad en general: porque cualquier escándalo dado debilita este respeto, en el que se apoya sin duda el impulso hacia lo moralmente bueno, y nos hace incrédulos con respecto a él en la medida de lo posible. Propalar premeditadamente algo que menoscaba el honor ajeno…, aunque pueda ser verdadero, supone una disminución del respeto por la humanidad en general, para proyectar al fin sobre nuestra especie misma la sombra de la indignidad y convertir a la misantropía (a la aversión a la humanidad) o al desprecio en el modo de pensar dominante, o para embotar el propio sentimiento moral por su frecuente visión y acostumbrarse a ello. Por tanto, en vez de complacerse maliciosamente en las faltas ajenas para asegurarse así la reputación de ser buenos, o al menos no peores que los demás hombres, es un deber de virtud correr el velo del amor a los hombres sobre las faltas ajenas, no solo dulcificando nuestros juicios, sino también silenciándolos: porque los ejemplos de respeto que otros nos dan pueden estimular también el afán de merecerlo igualmente. –De ahí que espiar las costumbres ajenas (allotrio-episcopia) sea también por sí misma una curiosidad ofensiva para la humanidad, a la que todos tienen derecho a oponerse, porque viola el respeto que se les debe".
 
Inmanuel Kant, La metafísica de las costumbres, ed. a cargo de A. Cortina y J. Conill, Madrid: Tecnos, pp. 340-341. 
 
 

Emanuel Kant (1791), por Johann Friedrich Bause (1738-1814).

 

No comments: