Friday, May 29, 2015

"Law is in the air". Seminarios sobre 'Fotografía y Derecho' en la Facultad de Derecho de la Universidad de Málaga

 
Henri Cartier-Bresson (1908-2004). Paris. Palais de Justice (1969)


Durante la semana pasada y en esta que ahora termina tuvieron lugar las exposiciones de los grupos de alumnos participantes en la actividad de Seminarios sobre 'FOTOGRAFÍA Y DERECHO', organizados en la asignatura de 'Filosofía del Derecho', Grupos A, E y D del Grado en Derecho por la Facultad de Derecho de la Universidad de Málaga.
Bajo el rótulo Law is in the air tanto el prof. Felipe R. Navarro Martínez (Grupos E y D) como yo mismo (Grupo A) incorporamos al proyecto docente esta nueva experiencia académica tratando de favorecer una educación visual de dimensión jurídico-filosófica, política y moral. Concediendo plena libertad de elección temática nos limitamos a facilitar a los alumnos más directamente implicados claves someras para su organización y método de trabajo.
La experiencia ha sido en todos los casos satisfactoria, si bien presentado diverso nivel de análisis y resultado. En no pocas ocasiones -hay que manifestarlo así- los enfoques estuvieron dirigidos por una mirada que atestiguaba lecturas jurídicas donde el fotograma servía de ilustración al Derecho, en general concebido éste únicamente como una norma o institución jurídica. Esta focalización en la que la imagen fotográfica cumplía funciones instrumentales ha supuesto una interpretación llamémosla 'estándar' o de 'lente normal', sin que tal modo de nominarla implique demérito, pues debe considerarse el aún limitado grado de conocimiento jurídico poseído por los artífices de una conexión entre imágenes y sistemas jurídicos y, por tanto, el esfuerzo que les representó hallar y desenvolver vinculaciones consistentes. Supieron captar, en efecto, lo que de jurídico que estaba en el aire.
Hubo, sin embargo, grupos de alumnos que, aplicando a sus objetivos lentes intercambiables y con diferente apertura, exploraron ángulos visuales ciertamente originales. Así, con la imagen que a través de un gran angular narrativo podía articular 'relatos de contenido jurídico', aprovechando para ello el poder narrativo de la imagen, y asimismo sus posibles combinaciones a la hora de construir 'sentido'. O también cuando el 'relato fotográfico' adoptaba la índole de un discurso literario -por ejemplo, El paseante solitario, de Robert Walser (1878-1956)- para propiciar un paisaje jurídico reflexivo. E igualmente, el tipo de mirada que, como utilizando un 'lente ojo de pescado', lograba generar en el espectador el efecto de una dis­tor­sión justo al borde (moral) de la imagen, como sucedió en el trabajo que titularon 'Arquitectura e invisibilidad'.
El fruto de esta experiencia ha sido, repetiré con vehemencia, enormemente existoso; felicitaciones a todos los intervinientes.
Del resto, un auténtico lujo haber oído a estos todavía jóvenes juristas apoyar sus elaboraciones teóricas con citas, entre otras, de Walter Benjamin en Kleine Geschichte der Photographie (1931), Susan Sontag en On Photography (1979), Roland Barthes en La Chambre Claire (1980), o John Berger en Another Way of Telling (1988). Todo un lujo, sin duda.
 
Aquí me permitiré una addenda, preñada de recomendación, con la ultima obra de Berger en colaboración con su fotógrafo habitual, el ginebrino Jean Mohr, y que aborda el tema de la inmigración.
Se trata de
 
John Berger- Jean Mohr
Un séptimo hombre
Trad. de Eugenio Viejo
Capitán Swing Libros (Col. Entrelíneas), Madrid, 2015, 248 pp.
ISBN: 9788494287992
 
Berger señaló recientemente que un libro, a diferencia de sus autores, crece más joven a medida que pasan los años. Ciertas obras no envejecen y siguen siendo tan pertinentes en el presente como lo fueron en el momento de su publicación. Es el caso de Un séptimo hombre, que no solo es uno de los primeros estudios sociológicos sobre la migración internacional después de la Segunda Guerra Mundial, sino que es quizá el mejor relato periodístico sobre las experiencias de los trabajadores emigrantes en los países occidentales. Publicado por primera vez en 1975, esta exploración sigue siendo tan urgente o más que cuando vio la luz.
El Primer Mundo ha utilizado siempre a los trabajadores emigrantes para realizar las tareas más serviles. Pero, ¿qué obliga a las personas a abandonar sus hogares y aceptar esta humillante situación? Además, para Berger y Mohr, el migrante no es un sujeto al margen de la vida moderna, sino que ocupa un papel absolutamente central en la misma. Mediante cientos de fotografías, dibujos, estadísticas, poesías y diferentes voces, los autores exploran el mundo del migrante, tanto en casa como en el extranjero: sus esperanzas, miedos, frustraciones aspiraciones.
 
Lo diré claro y alto:
¡¡ Ojalá aprovechen de ella!!!  
 
J.C.G.                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                 

4 comments:

Rosangela Tremel said...

Muito especial esta página. Professor Calvo supera-se a cada dia.

José Calvo González said...

Obrigadissimo minha querida colega!

Ana Paula Pinto Lourenço said...

Continuo a achar que esta é uma das páginas mais bonitas e interessantes a que podemos aceder na blogosfera.

José Calvo González said...

Muito obrigado minha amiga e colega.