Thursday, April 09, 2015

Encendiendo el samovar de Tolstói



Antonio Ríos Rojas
Lev Tolstoi. Su vida y su obra
Eds. Rialp (Col. Biografías y Testimonios), Madrid, 2015, 392 pp.
ISBN: 9788432145117

La lectura de un clásico como Lev Tolstoi es la mejor cura para el alma, el mejor sistema de apertura del corazón. Pero también muestra el lado contrario, el abismo que puede abrirse entre los hombres. Los clásicos curan, pero también hieren. Tolstoi puede aportar serenidad y comprensión, pero también capacidad de protesta contra la realidad. Es esa la naturaleza salvaje que habita tras la pluma del más clásico y sereno de todos los escritores rusos.
El autor tiene en cuenta lo escrito hasta ahora sobre Tolstoi y, sin abandonar el cauce cronológico, destaca su pensamiento, su intención y la evolución de su alma. Eso le permite contrastar sus ideas con las de la sociedad y los autores de su tiempo.

Antonio Ríos Rojas es Doctor en Filosofía por la Universidad de Salamanca, y profesor de Filosofía en Viena. Especializado en la Edad Media (Maimónides y el mundo judío) y Contemporánea (Heidegger, Sloterdijk), desde hace años ha orientado su investigación hacia el ámbito de la literatura.


▀▄▀▄▀▄▀▄▀▄▀▄▀▄▀▄

El viejo escritor mantenía encendida una pasión muy dulce. Tolstói caminaba entre los manzanos de su finca en Yásnaia Poliana. Aguardaba la llegada de las abejas que para que los polinizaran. Las colmenas estaban dispuestas. Le sucedía como a Levin en su Anna Karénina; había unido a las partidas de caza, a los paseos a caballo, “su nuevo interés por la apicultura”, y ahora le llenaba la vida, “que tan carente de sentido le parecía cuando se ponía a pensar en ella”.*
En el samovar calentaba el agua y la miel. A su lado, un saquito de hierbas olorosas y especias, de color celeste y atado con una cinta amarillo pálido. También, poco más allá, una naranja.

J.C.G.

* Lev. N. Tolstói, Anna Karénina: novela en ocho partes, trad., introd. y notas de Víctor Gallego Ballestero, Alba, Barcelona, 2013, Octava parte, X), p. 971.

No comments: