Wednesday, January 07, 2015

"Je suis Charlie!"


Condeno el atentado que esta mañana en las oficinas parisinas del semanario Charlie Hebdo se ha cobrado la vida de directivos y trabajadores. Es un acto de todo punto inadmisible, se contemple en el ámbito de los derechos o en el de la ética jurídica. En nuestra legislación, como igualmente sucede en la francesa, existe el delito contra los sentimientos religiosos, para el que se requiere una conducta capaz de revestir gravedad cierta y efectiva, junto a la concurrencia de un elemento objetivo en la comisión del injusto, como es que se lleve a cabo "en ofensa de los sentimientos religiosos legalmente tutelados". En nuestro país se han formulado reclamaciones judiciales amparadas en el art. 524 Código Penal ('El que en templo, lugar destinado al culto o en ceremonias religiosas ejecutare actos de profanación en ofensa de los sentimientos religiosos legalmente tutelados será castigado con la pena de prisión de seis meses a un año o multa de 12 a 24 meses'). Otro tanto habrá sucedido en Francia.
Pero un semanario de humor, incluso si cáustico, no es un templo privado de cualquiera confesión (iglesia, sinagoga, mezquita...). Un semanario satírico, y pudiera ser que hasta soez (porque la libertad de expresión no es una cuestión de buen gusto o disgusto estético), es siempre una catedral laica sin muros, situada en el ágora, en lo público.
Y en la plaza yo puedo gritar: "Je suis Charlie!"

No comments: