Sunday, December 21, 2014

La 'cuestión animal'. Derechos de los sujetos no humanos.



Law and the question of the animal : a critical jurisprudence
Yoriko Otomo and Ed Mussawir (eds.)
Abingdon, Oxon [UK] ; New York, NY : Routledge, 2013, viii, 196 pp.
ISBN: 9780415683500

This book addresses the problem of ‘animal life’ in terms that go beyond the usual extension of liberal rights to animals. The discourse of animal rights is one that increasingly occupies the political, ethical and intellectual terrain of modern society. But, although the question of the status of animals holds an important place within a range of civil, political and technological disciplines, the issue of rights in relation to animals usually rehearses the familiar perspectives of legal, moral and humanist philosophy. ‘Animal law’ is fast becoming a topic of significant contemporary interest and discussion. This burgeoning interest has not, however, been matched by renewed inquiry into the jurisprudential frames and methods for the treatment of animals in law, nor the philosophical issue of the ‘human’ and the ‘animal’ that lies at law’s foundation. Responding to this interest, Law and the Question of the Animal: A Critical Jurisprudence brings together leading and emerging critical legal theorists to address the question of animality in relation to law’s foundations, practices and traditions of thought. In so doing, it engages a surprisingly underdeveloped aspect of the moral philosophies of animal rights, namely their juridical register and existence. How does ‘animal law’ alter our juridical image of personality or personhood? How do the technologies of law intersect with the technologies that invent, create and manage animal life? And how might the ethical, ontological and ceremonial relation between humans and animals be linked to a common source or experience of law?


Contents


-- Law's animal / Ed Mussawir and Yoriko Otomo

-- The animal protagonist : representing "the animal" in law and cinema / Connal Parsley
-- Witness demeanour as real evidence : mechanistic philosophy of bodies without minds / Piyel Haldar
-- Inventing animals / Cressida Limon
-- Chimpanzees in court : what difference does it make / Ciméa Bevilacqua
-- The jurisprudential meaning of the animal : a critique of the subject of rights in the laws of scienter and negligence / Ed Mussawir
-- Dressing the sow and the legal subjectivation of the non-human animal / Victoria Ridler -- Whipping to win : measured violence, delegated sovereignty, and the privatised domination of non human life / Dinesh Joseph Wadiwel
-- Law in the marketplace / Marc Trabsky
-- The normativity of an animal atmosphere / Andreas Philippopoulos-Mihalopoulos
-- Species, scarcity, and the secular state / Yoriko Otomo.


Yoriko Otomo is a Lecturer in Law at the School of Oriental and African Studies. Her research looks at the intersection between International Law and Animal Law, in particular at the ways in which processes of colonization and globalization have influenced jurisprudence relating to animals.
Edward Mussawir is a lecturer at Griffith Law School Brisbane and the author of Jurisdiction in Deleuze: The Expression and Representation of Law. His research has focused on the reception of the work of Gilles Deleuze in jurisprudence and the theories of persons, possession, procedure and judgment


▀▄▀▄▀▄▀▄▀▄▀▄▀▄▀▄


A la recuperación de la obra que más arriba queda reseñada añado noticia de hoy mismo que sirve de excelente complemento. Se trata de una novedad interesante, e importante.

 

La Justicia de Argentina reconoce el 'hábeas corpus' a una orangutana

 
Después de toda una vida en cautividad, la sentencia reconoce a Sandra como "sujeto no humano" con derecho a la libertad

Se llama Sandra y en febrero cumplirá 29 años. Es una orangutana que ha vivido toda su vida en cautiverio, los últimos veinte años en el zoo de Palermo, en Buenos Aires, y prácticamente la totalidad de ese tiempo en absoluta soledad. Ahora la Justicia de Argentina la ha reconocido como “sujeto no humano” con los derechos básicos que le son inherentes, comenzando por el de la libertad.
En un fallo histórico, la Cámara de Casación Penal considera que la privación de libertad de Sandra es “ilegal” y le concede un `hábeas corpus´, una institución concebida para defender los Derechos Humanos, evitar las detenciones y privaciones de libertad arbitrarias y asegurar en todo momento los derechos básicos de las personas detenidas o presas. Cuando se aprueba para una persona humana, implica su inmediata puesta en libertad.
El `hábeas corpus´ es un pilar básico de los derechos humanos, que ahora se concede a una orangutana, dando un paso de gigante en el reconocimiento de los derechos animales y creando un precedente que podría abrir la puerta de otras muchas jaulas en otros muchos zoos. Sandra podrá ahora ser trasladada a un santuario, una reserva natural en Brasil donde podrá vivir en régimen de semilibertad y recuperar el contacto con otros de su especie.
La Asociación de Funcionarios y Abogados por el Derecho de los Animales (AFADA) solicitó el `hábeas corpus´ para Sandra, pero la juez penal de instrucción Mónica Berdión lo rechazó el pasado mes de noviembre. Finalmente, la Sala Segunda de la Cámara de Casación ha determinado que el confinamiento de Sandra es “injustificado” puesto que se trata de un animal con “capacidad cognitiva”.
El fallo echa por tierra la versión del zoo donde está Sandra, y con ella la de todos los centros que mantienen animales en cautividad. Sus responsables decían que la petición de `hábeas corpus´ demostraba “desconocimiento” del comportamiento natural de los orangutanes, animales “solitarios y muy tranquilos, que solo se juntan para aparearse o atender a sus crías”, por lo que alegar “injustificadamente maltratos, estrés o depresión del animal es incurrir en uno de los errores más comunes de los seres humanos, que es humanizar cualquier conducta animal. Sandra goza de cuidados excepcionales y vive en soledad porque es lo que requiere su especie”, decían.
La sentencia abre camino para todos aquellos animales que son considerados jurídicamente propiedad privada y que, por tanto, pueden ser tratados como objetos a disposición de sus dueños. Sandra no es humana, pero tiene cierto grado de raciocinio, siente, padece, experimenta frustración por la cautividad, decide, crea y mantiene lazos afectivos, es consciente de sí misma y del paso del tiempo. Llora, aprende y se comunica. Su sufrimiento por la privación de libertad y por la falta de contacto con otros como ella es muy similar al que experimentaría una persona humana, y eso es lo que reconoce la sentencia. “A partir de una interpretación jurídica dinámica y no estática, menester es reconocer al animal el carácter de sujeto de derechos, pues los sujetos no humanos (animales) son titulares de derechos, por lo que se impone su protección en el ámbito competencial correspondiente”.
Los responsables del zoo tienen la posibilidad de apelar a la Corte Suprema de Justicia de Argentina, lo cual podría retrasar la liberación de Sandra y su traslado a Brasil. Según AFADA, solo en Argentina hay otros 14 primates en su misma situación, para los que esta sentencia abre una puerta de esperanza.cerrar

Seguidamemnte la resolución de la Sala II de la Cámara Federal de Casación Penal, cuyo fallo puede consultarse en  Centro de Información Judicial : http://www.cij.gov.ar/nota-14651-Casaci-n-reconoce-derechos-a-los-animales-y-declina-en-un-caso-la-competencia-en-el-fuero-penal-de-la-Ciudad.html

Y aquí la imagen del mismo:


No comments: