Sunday, November 10, 2013

En Passo Fundo (Rio do Sul.Brasil). De librerías (I)

Llegada a Passo Fundo, en el estado de Rio do Sul, para el IIº Colóquio Internacional de ‘Direito e Literatura’, en la noche del día 29 y a muy poco antes de cambiar la hoja del calendario. En la mañana, con sol temprano, desayuno e indagaciones de librerías cercanas. El hotel –Villa Vergueiro– está en una zona residencial, ligeramente alejada, en seis o siete cuadras, de la Avda. Brasil, con su agitación comercial. Con mapa del tesoro sigo las señales y cuento los pasos hasta encontrar la Livraria Delta, en Rua Capitão Eleutério, 680. Son las 9’30h. cuando entro en ella, y los dependientes preparan cajas con libros para la Feira do Livro de este año. Me ofrecen café y butaca para paladear lecturas, lo que agradezco, aunque el excitante de la cafeína es de muy menor efecto comparado al descubrimiento que, apenas con extender el brazo, alcanzo en la balda más próxima. Sin dudarlo, al zurrón. Es Mistério-bufo, de Vladímir Maiakóski (trad. de Arlete Cavaliere, Editora 34, São Paulo, 2012, 200pp. ISBN: 9788573265088). Es un hallazgo maravilloso; el teatro de Vladímir Maiakóvski (1893-1930) no abunda en ediciones españolas, y ya hacía tiempo que me derogué el ‘derecho’ a localizar la que de esta obra publicó en trad. de Victoriano Imbert para Cuadernos para el Diálogo el año 1971. La pieza de Maiakóski, con dos versiones (1918 y 1921) me interesa por su visión del proceso revolucionario en la URSS, y más allá de esto, que no es poco, por la presentación de argumentos cubofuturistas. La edición que el albur de esa mañana me deparó traduce directamente del ruso, es bella y con una cubierta arrebatadora.




Este descubrimiento, tan poco fortuito como el destino pero como él también tan esquivo a veces, problematizó mis indagaciones posteriores. No podía completar mis compras con algo cotidiano y fungible. ¿Qué añadiría ahora a mis compras? ¿Por dónde debía orientarlas? El estómago lector me pedía un bocado sutil y exquisito. Sólo la música puede calmar esa apetencia, pensé. Hace años dejé abandonado en la librería universitaria de la Universidad de Santa Catarina, en Florianópolis, un estudio sobre los jesuitas y la tradición violinística en Brasil; aún no he penado bastante aquella negligencia, que tras profunda y verdadera contrición espero reparar algún día. Así, pues, moví la brújula hasta los estantes de música. Repasé el primero, el siguiente y otro más. Se iban agotando los anaqueles sin aparente resultado. Algunas tentaciones vencidas, algunas dudas, acercándole ya a cada vez un poco más a una definitiva resolución de renuncia, hasta que, casi al punto de estar vencido, un lomo fijó mirada en mi ansiedad. Lo extraje con parsimonia, enfrenté su cubierta, ojeé algunas páginas del interior, repasé sumariamente el índice, y me dirigí al mostrador de pagos caminando con ritmo piano, con medida cadencia. La obra, que recoge quince contribuciones a un congreso celebrado en São Paulo el año 2009, se agrupa bajo el título de Kant e la Música (Barcarolla, sao Paulo, 2010, ISBN 9788598233-499), está organizada por Ubirajara Rancan de Azevedo Marques, Presidente de la Sociedade Kantiana Brasileira.




A la salida me sentí en dichoso ‘allegro’. Tengo en mi biblioteca un ejemplar del monográfico de Estudios Nietzsche (2, 2002) dedicado a ‘Nietzsche y la música’. Ahora convivirán juntos, hasta donde la harmonía lo permita.
Los libros así adquiridos son un deleite, que voy paladeando al claroscuro de deshoras entre amaneceres y madrugadas.
Pero las aventuras, y venturas también, no acaban para Passo Fundo en esta amable Livraria Delta. Queda aún por contar. Venga aquí, pues, el anuncio y la promesa de un continuará.
Continuará, sí

J.C.G.

No comments: