Thursday, May 23, 2013

Un raro impreso de la ilustración portuguesa. En torno al ‘Discurso sobre a pena de morte, e reflexões sobre alguns crimes’, de Antonio Ribeiro dos Santos (1745-1818).

Hoy hace tres días que llegó con el correo postal, y desde entonces está ya en mi biblioteca, un ejemplar del Discurso sobre a pena de morte, e reflexões sobre alguns crimes, que a firma del Dr. A.R.S. [António Ribeiro dos Santos (1745-1818)] se publició en el Jornal de Coimbra, num. XXXIII, Parte II, de 1815 (Na Impressão Regia, Lisboa, pp. 101-146).

Llegó con perfecto y seguro embalaje desde una librería anticuaria de Lisboa. No revelaré cuál sea –ya saben mi natural reserva con algunas de las fuentes en que calmo mi sed bibliófila– pero sí daré algún indicio; digamos que su nombre comercial está semánticamente cercano a paroxismo.
Lo adquirido procede, a tenor de sus trazas exteriores, de un volumen facticio, desmontado por el vendedor. Ignoro qué otros opúsculos pudo reunir. Lo normal en esta clase de volúmenes es que se hallara acompañado de otros impresos de muy vario tema, generalmente peculiares. Este impreso merece sin duda el título de “raro”. Para con otros posibles mantendré la vigilancia.
Al Discurso hice referencia en una entrada anterior de este mismo blog: Los gozos y las sombras. De libros en Oporto (I). "L'atrocité des peines nuit à leur efficacité" (http://iurisdictio-lexmalacitana.blogspot.com.es/2013/03/los-gozos-y-las-sombras-de-libros-en.html) cuando comentaba una de las obras que ganadas a la sombra –esa sombra siempre acechante de la que allí hablaba– recuperé en la Livraria Antiquária ‘Académica’ de Oporto; en concreto el Plan de législation sur les matières criminelles ...: Précédé d'un discours sur les loix (Chez Barthelemi Vlam, Amsterdam, 1779, LXXVI, 157 pp.), escrita por el abogado Le Fébure.
La razón de esa referencia fue derivando desde la cita emblema que éste mostraba en portada –"l'atrocité des peines nuit à leur efficacité"– tomada de M. de Monterosate en sus Riflessioni politiche intorno all'efficacia e necessità delle pene (1772). Anotaba yo, en efecto, acerca de la recepción de Tommaso Natale (1733-1819), Marchese di Monterosato, en tierras de Portugal, y así mencioné el trabajo Guilherme Braga da Cruz en O movimento abolicionista e a abolição da pena de morte em Portugal (1967), quien recogió noticia del Discurso de Santos. Y quedé prendido de interés hacia el tema y su autor, canonista coimbrense sobre el que me interesé por conocer más y mejor.

António Ribeiro dos Santos, 1745-1818

De la reunión de lecturas (*) he averiguado que Santos nació en Massarelos, Oporto, falleciendo en Lisboa. También que había sido formado en humanidades en Brasil (Rio de Janeiro, 1756-1763), y cursado estudios de Derecho en Coimbra, donde obtuvo el grado de bachiller (1768) y la borla de Doctor en Cánones (1771), luego profesando en su claustro docente entre 1779 y 1796. Allí fue colega de Pascoal José Freire de Melo dos Reis (1738-1798), por fechas en que éste ocupaba la dignidad de Rector. A su petición asumió el año 1777 la responsabilidad de bibliotecário de la Livraria do Estudo, cuyo edificio hoy ocupa la Biblioteca Joanina. En aquella función elaboró la Minuta para o regimento da Livraria da Universidade de Coimbra, con instrucciones precisas sobre el funcionamiento de préstamos y la política de adquisiciones. Relacionado con ello estaba su privada devoción por los libros, que en su biblioteca acumuló sobre materias como geografía, cartografía y matemática, y el haber compuesto escritos de enorme erudición en temas como literatura judaica, origen de la poesía lusa, y en especial una Memoria para a história da typografia portuguesa do secolo XVI (1792). Poco años después, en 1796, Santos pasó a dirigir la Real Biblioteca Pública da Corte, recién creada por Dª María I, matriz de la actual Biblioteca Nacional. Allí organizó compras de publicaciones europeas (vid. ms. Lista de livros e periódicos estrangeiros que a Biblioteca Nacional de Lisboa necessita adquirir de novo ou para completar colecções, BNP http://purl.pt/17261).
Antonio Ribeiro dos Santos fue asimismo miembro de la Academia das Ciências de Lisboa (1778), cronista da Casa de Bragança y censor real (1788).
Esta última labor obtuvo singular relevancia al corresponderle haber frustrado en 1789 desde la Junta de Revisão e censura do novo Código el proyecto de Melo –otro de los grandes juristas pombalianos– sobre reforma del Liv. II de las Ordenaçoes de Filipinas, que ya no prosperaría. Así, sus Notas ao Plano de Novo Código de Direito Público de Portugal, editadas por Imprensa da Universidade, Coimbra, 1844. Estas Notas muestran a su autor como partidario de un constitucionalismo histórico fuertemente impregnado de los modernos postulados iusnaturalistas de Grocio o Pufenderof, también más actualizados a través Genovesi e Heineccius, de acuerdo a lo cual la Monarquía veía limitado su poder por las Cortes, punto en el que igualmente afimaba la necesidad de control del privilegio real en el orden legislativo y judicial, y el abandono del Derecho romano que le sirviera de fundamento. Dígase que Melo soportó mal la decisión y urdió contra el censor denuncias frente al Consejo de la Cámara del Rey por ideas republicanas, que aunque tampoco prosperaron son buen índice de cómo el característico y entusiasta ‘odio cordial’ entre colegas universitarios puede con facilidad derivar en maliciosas acusaciones, que si a veces quedan sólo en la amenaza preludial de un proceso judicial, otras llegan a desembocar en ellos, siendo en uno y otro caso de igual magnitud la falta prudencia al anunciarlo y como el escaso conocimiento jurídico al emprenderlo. La práctica subsiste en la actualidad, sin ostensible deterioro de tradición (Gaudeamus igitur); imprudentes e ignorantes nunca han sido flor de un día en nuestra Universidad. De ahí, Vivat Academia,/ vivant professores./ Vivat membrum quodlibet,/ vivant membra quaelibet,/ semper sint in flore.
Menos atención se ha prestado no obstante al Discurso, de cuya influencia en orden a la reforma del Derecho criminal no cabe dudar. A su lectura resultan inopinables las influencias del iluminismo penal europeo, tanto sea por la ya citada referencia a Natale, y de otros muchos también en Italia como Beccaria o Filangieri, a más de numerosa a la literatura francesa. La posición de Santos frente a la pena capital no es sin embargo de radical abolicionismo, pues acoge la admisibilidad de su aplicación en situaciones extraordinarias, v. gr., supuestos de sedición con peligro de la existencia política Patria, conspiraciones contra el Estado y deserción de militares en tiempo de guerra. Por el contrario, en “estado ordinario de la República” no la considera necesaria ni útil (pp. 109-124). De resto, el Discurso es indicativo de un razonamiento teórico bien conducido en la experiencia jurisdiccional; no en balde fue Santos nominado por el Consejo de la Cámara del Rey a Magistrado del Tribunal de Suplicação de Lisboa (1789). Cumple a su demostración el estudio y tratamiento de asuntos como la pena de trabajos públicos, el arbitrio judicial en la determinación de las penas, o la diferenciación penológica de acuerdo al grado de ejecución del hecho criminoso, y sobre autoría y complicidad.
Creo, pues, que la adquisición del Discurso ha sido afortunada por su rareza –no figura en los fondos de la Biblioteca Nacional de Portugal– además de por la índole peculiar de su materia y el carácter ilustrado de su autor. Y tal vez sea hora de profundizar con un análisis más profundo en el provecho de sus páginas.
Sólo esa sugestión y algo del conocimiento que me ha facilitado el disfrute de lecturas orbitales, he querido compartir entre los lectores, que es mi modo de comunicar la satisfacción de ser su nuevo poseedor.

J.C.G.

_____________________________________________

(*) Manuel Lopes de Almeida, Documentos da reforma pombalina, Universidade, Coimbra, 1937, v. 1, p. 260; Francisco da Silva Inocêncio, Dicionário Bibliográfico Português, Imprensa Nacional, Lisboa, 1977, t. I, pp. 247-256; José Esteves Pereira, O Pensamento Político em Portugal no Século XVIII, António Ribeiro dos Santos, Imprensa Nacional/Casa da Moeda, Lisboa, 1983, investigación valiosísima y de referencia; Luís Carlos Martins de Mota. “A ‘Minuta para o regimento da Biblioteca da Universidade de Coimbra’ de António Rebeiro dos Santos: algumas notas para o seu enquadramento histórico-cultural”, en AA.VV., Universidades. História, memória, perspectivas, Comissão Organizadora do Congresso História da Universidade, Coimbra, 1991, v. 2, p.197-228, y Gizlene Neder, “O Bibliotecário-Mor e o Iluminismo Jurídico Coimbrense”, en Gizlene Neder y Gisálio Cerqueira Filho, Ideias Jurídicas e Autoridade na Família, Revan, Rio de Janeiro, 2007, p. 47-61. Además de los trabajos del Profesor José Adelino Maltez, siempre cuidadoso historiador y comiembro en el Instituto Jurídico Interdisciplinar de Oporto, aparte amigo, tales como “A Questão do Novo Código”, en Rui de Albuquerque e Martim de Albuquerque (orgs.), História do Direito Português, II, 1983, pp. 130-153, y “Os Principais jushistoriadores portugueses”, en Martim de Albuquerque y Rui de Albuquerque (orgs.), História do Direito Português. Elementos Auxiliares, Associação Académica da Faculdade de Direito, Lisboa, 1984, pp. 7-53, en esp. pp. 18 ss. Por último, el aún reciente estúdio de Gizlene Neder, “A recepçao do constitucionalismo moderno em Portugal e a escrita da História do Direito”, Passagens 4, 3 (2012), pp. 510-533. Por mi parte, traduje para el Diccionario crítico de Juristas españoles, portugueses y latinoamericanos, Manuel J. Peláez (ed. y coord.), Cátedra de Historia del Derecho y de las Instituciones UMA et al., Zaragoza-Barcelona, vol. II (M-VA), 2006, pp. 509-510, la voz “SANTOS, António Ribeiro dos”, redactada por Paulo Ferreira da Cunha, quien también se ocupa de aquél en su libro Temas e Perfils da Filosofia do Direito Luso-Brasileira, Imprensa Nacional Casa da Moeda, Lisboa, 2000, pp. 87-207.

No comments: