Thursday, September 01, 2011

Del taxista: procedimientos legales. Novelas jurídicas/ From the cab driver: Legal proceedings. Legal novels



Iain Levison
Arrêtez-moi là !
trad. Fanchita Gonzalez Batlle
Éditions Liana Levi, Paris, 245 pp.
ISBN : 978-2-86746-565-9



Charger un passager à l'aéroport, quoi de plus juteux pour un chauffeur de taxi ? Une bonne course vous assure une soirée tranquille. Ce soir-là, pourtant, c'est le début des emmerdes... Tout d'abord la cliente n'a pas assez d'argent sur elle et, pour être réglé, il vous faut entrer dans sa maison pourvue d'amples fenêtres (ne touchez jamais aux fenêtres des gens !). Plus tard, deux jeunes femmes passablement éméchées font du stop. Seulement, une fois dépannées, l'une d'elles déverse sur la banquette son trop-plein d'alcool. La corvée de nettoyage s'avère nécessaire (ne nettoyez jamais votre taxi à la vapeur après avoir touché les fenêtres d'une inconnue !). Après tous ces faux pas, comment s'étonner que deux policiers se pointent en vous demandant des comptes ? Un dernier conseil : ne sous-estimez jamais la capacité de la police à se fourvoyer ! Dans ce roman magistral, Levison dissèque de manière impitoyable les dérives de la société américaine et de son système judiciaire.




Iain Levison



XXX---XXX
Reseño aquí la última novela de Iain Levison (1963, Aberdeen), escocés afincado en Filadelfia (EEUU), que ahora vive en China y trabaja como profesor de enseñanza primaria.
Algunos titulos en su producción literaria se encuentran disponibles para el lector de habla hispana (Cómo asaltar un furgón blindado, o Cuando nos dieron la patada), lo que podrá inducir a pensar que toda ella se limita al género de novela policial. La deducción no carecería de soporte, pero en este caso la trama novelesca incorpora otros valores relativamente vinculados a ese género. Me refiero a su obra, The cap driver, recentemente traducida en Francia con el título –no demasiado afortunado a mi parecer– de Arrêtez-moi là !.
Suscita interés porque, con el caso Richard Ricci como telón de fondo, abre a una muy sugestiva reflexión sobre los procedimientos legales (de la policía y de fiscales) y acerca del funcionamiento del sistema judicial norteamericano. Incluyo en el conjunto, asismismo, la proverbial voracidad de los medios de comunicación (es especial, TV) en el tratamiento informativo de determinados delitos.
Richard Ricci, con antecedentes penales, fue acusado del secuestro de Elizabeth Smart, una niña de 14 años, sucedido el 5 de junio de 2002. Obró en su contra el "indicio" de haber trabajado en el domicilio de la víctima. Fue así considerado sospechoso, detenido y encarcelado. El 27 de agosto siguiente padeció una hemorragia cerebral, y murió el 30. El programa CourtTV y Larry King de la CNN le habían declarado “culpable”. También involucraron a la novia de Ricci.
Nueve meses más tarde los verdaderos secuestradores -Brian David Mitchell y Wanda Barzee- fueron identificados y comenzó un nuevo proceso, no exento de peculiaridades.
Pero ésta, como hubiera escrito Kipling, ya es otra historia.
Por lo demás, la historia de Arrêtez-moi là ! me parece enteramente recomendable
J.C.G.

No comments: