Friday, June 17, 2011

Managua (I). En la Asamblea Nacional.

Por cortesía de Edwin Castro Rivera, Diputado por la Asamblea Nacional y Jefe de la Bancada Sandinista de la Asamblea Nacional, me es posible girar visita a las instalaciones de la Asamblea Nacional.
A contuniación una selección de imágenes.

Integrada en el complejo se halla, como testimonio, la que fuera calle principal de Managua a la fecha del debastador terremoto de 1972.


La entrada al salón de plenos está presidida por un cuadro de Rubén Darío, y la letra del Himno Nacional. Creo que la idea de "poetas-legisladores" es tan tentadora como emocionante.



Soy amablemente recibido por el Presidente de la Cámara, Dr. René Núñez Téllez, y se me informa de algunos de entre los últimos y más significativos proyectos. Destaca así la formación del Digesto jurídico Nicaragüense, en el que responsables del legislativo llevan trabajando varios años, y que se encuentra a punto de concluir. Se trata de una recopilación legislativa que introducirá claridad y seguridad en el ordenamiento jurídico nacional. Una labor sin duda muy sobresaliente y de extraordinario valor.
El esfuerzo de sistematización que la incorporación de esta masa normativa me parece loable y ha de reportar indudables beneficios asimismo en la correcta aplicación del derecho por los tribunales. El Digesto Nicaragüénse expresa la voluntad del legislativo por depurar el sistema jurídico de normas contradictorias, que cayeron en desuso o de abierta y radical ineficacia por responder a realidades históricas que en la actualidad las hacen de imposible aplicación.



La Asamblea Nacional ha desarrollado sistemas de transparencia y público acceso, varios de los cuales se encuentran disponibles en la siguiente dirección: http://www.asamblea.gob.ni/





En lo demás, mi impresión personal es que el régimen constitucional nicaragüense se prepara para un fortalecimiento de su arquitectura parlamentaria. Creo que, en efecto, existe una clara vocación parlamentaria. Es posible que en la próxima legislatura (las elecciones son en noviembre próximo) veamos desarrollos concretos en esa dirección.


Visité igualmente, ubicada en edificio anexo (antiguo Edificio Banco de América) donde asimismo se localizan las oficinas de los grupos parlamentarios, la Biblioteca de la Asamblea. Su estado actual es manifiestamente mejorable, a pesar del voluntarismo de todos los que la atienden, con la Sra. Fanny Ocampo como su gentil directora. Su acceso público es difícil, y las condiciones biblioteconómicas deplorables. Es muy penoso el deterioro que han experimentado sus fondos, agredidos por la intensa luz solar y la alta humedad. Demanda con urgencia un nuevo emplazamiento, y mejor y más comunicación con el Archivo Histórico. Modernización de sistemas, dotación presupuestaria material, gabinete de conservación, restauración y reproducción deberían ser objetivos inmediatos. Confío que la próxima legislatura sea sensible a ello. La Biblioteca de la Asamblea debe cumplir una función de apoyo al Parlamento, y ha de ser reconocida como uno de sus emblemas principales.

No comments: