Friday, April 08, 2011

Visita académica a Kraków (II). Consultas bibliográficas y paseo por librerías

Kraków, 4/sábado 2/2011

Vuelvo a ul. Bracka 11, donde la Facultad de Derecho y Administración. Es hora temprana y no obstante, vida académica. Menos alumnos que ayer, pero no un desierto, como sucede en España a esa altura de la semana. Los servicios administrativos funcionan, y también la biblioteca. No quiero abandonar la ciudad sin antes poner cuidado en registrar algunas fuentes bibliográficas de uso. La biblioteca, donde me impiden fotografiar, no es la histórica. Su servicio es de facilitación de fondos de trabajo e investigación general. Es funcional, y de acceso restringido, aunque me han permitido acceder. Observo. Tomo notas. La bibliografía no alcanca al mediterráneo. Idiomas polaco, como es natural, y alemán, fundamentalmente. También inglés. No hay textos en hebreo, o no al menos a mi vista. La ciudad, no obstante, abunda en librerias yiddish. Más cuanto más el borde de la ciudad vieja (Stare Mesto) se acerca a Stradom, y de allí hacia Kazimierz. Algún apunte más; derecho constitucional e historia del Derecho. Luego un café en bar y salgo en dirección a la gran plaza Rynek Główny, con el antiguo mercado de paños en su centro y la torre desabrigada del viejo ayuntamiento.





Solea y las terrazas se van recogiendo acólitos. Otros pasean, y gente que transita con rumbos dispares. El mío quiere ser voluntariamente errático.
Antes de deshabilitar brújujas y callejeros entro en una librería. Es Księgarnia Hetmańska (Rynek Główny 17). Su fondo es de circuito, con novedades editorales de éxito, globalización de mercados donde gobiernan los sellos más conocidos y el correspondiente sucursalismo de cada lugar. Sí detecto un Villa-Matas; nuestro "mejor". De otros -presuntos, o presupuestos- nada. Esto puede ser casualidad. No para Villa-Matas.
Hay secciones de historia local, libros religiosos, con Carol Woitiwua en portaestandarte; completamente razonable tratándose de esta ciudad. Y una, dos, tres... cinco estanterías de literatura infantil. ¡Qué buenos ilustradores! A veces pienso como en la parábola de mercader de perlas; todos mis libros -o tal vez no todos (tanta virtud evangélica se me resiste)- podría cambiarlos por libros infantiles (reductium ad unum, tampoco).

Pero lo que más cautiva en Księgarnia Hetmańska está sobre la cabeza. Una geometría de arcos ojivales delimitada por nervaturas góticas.
























Un verdadero lujo de lugar para cualquier libro.

Y regreso al extravío y la errancia, con la vista alta, no en rasante. Soy turista ahora.






No comments: