Friday, November 05, 2010

Tolstói. Exposición. Facultad de Derecho. Universidad de Málaga





Exposición

Lev Nikolaevich Tolstoy: vida y obras
Facultad de Derecho. Universidad de Málaga

5 al 22 de noviembre 2010


Patrocinan:
Embajada de la Federación Rusa en España
Centro Ruso de Cooperación Internacional Cultural y Científica

Organiza:
Facultad de Derecho de la Universidad de Málaga


Conmemorar a León Tolstói (1828-1910) desde una Facultad de Derecho puede quizá resultar atrevido. Es, no obstante, recomendable, y aún necesario.
Con 19 años, era 1847, Tolstói cursaba el segundo año de Leyes en la Universidad de Kazán. Dmitriĭ Ivanovich Meĭer (1819-1856), su profesor de Derecho civil, le había solicitado elaborar de un trabajo comparativo entre las Instrucciones para la comisión para la Composición de un proyecto de nuevo código de leyes, de Catalina II, y De l´esprit des lois, de Montesquieu. El análisis le exigía dedicación y empeño. En sus Diarios (1847-1894) anota sobre ello el 25 de marzo de aquel año: “No basta con apartar a la gente del mal, es necesario estimularla hacia el bien …”, y “las Instrucciones le trajeron mayor gloria a Catalina que provecho a Rusia”. De este curso universitario destacará asimismo su interés hacia materias de Enciclopedia y Metodología jurídica (análogas a las actuales Teoría del Derecho y Filosofía del Derecho), seguidas en las lecciones del Lehrbuch der Encyclopädie und Methodologie der Rechtswissenschaft, obra del jurista, filólogo e historiador del derecho Emil Ferdinand Vogel (1801-?), Privatdocent en la Universidad de Leipzig. Lo incumbieron también las conferencias que éste dicta, fuera ya del marco académico, sobre la pena de muerte. Poco más, sin embargo, le atrajo. El 12 de abril de 1847 abandonará los estudios de Derecho. Al año siguiente intentará retomarlos en San Petesburgo. Influido por la lectura de Rousseau (Les Confesions, Émile, ou l'éducation, y Lettre a M. d'Alembert) renunciará a ellos de forma definitiva en 1848.
Si la reseña jurídica concluyera aquí, Tolstói debería permanecer ajeno, y hasta ignorado, en los recordatorios de una Facultad de Derecho. Pero, por fortuna, la cultura del Derecho nunca ha sido insensible a la grandeza de sus textos y el espectáculo de su vida. Así Tolstói merece ocupar la agenda de un jurista, especialmente –mejor, más incluso– en etapas de formación. El motivo estriba en la fundamental contribución que Tolstói ofrece como pensador social y moral.
La obra literaria de Tolstói, entre las más brillantes de la Literatura universal, muestra además el impagable mérito de un decostructivismo social y moral, avant la lettre; esto es, antes de su definición moderna. Temas de clase, género e instituciones –sin duda, la violencia institucional del Derecho– fueron objeto de decostrucción en su narrativa.
Así, al leer a Tolstói como decostructivista alcanzamos comprender la actualidad del fuerte contenido ético de su pensamiento, del radicalismo intelectual de su ideario, sobre la condición humana y regeneración moral de la sociedad. Y, en efecto, nada más valioso para un jurista, especialmente –mejor, más incluso– en etapas de formación.

José Calvo González



No comments: