Sunday, November 14, 2010

Diez Libros de artista. Exposición de la Biblioteca de la Facultad de Bellas Artes. UCM



Hoja x hoja. Libros de artista
Sala de Exposiciones de la Biblioteca
de la Facultad de Bellas Artes
Del 10 de noviembre al 1 de diciembre
Comisaria: Gema Navarro Goig



El libro en sí mismo no tiene sentido sin la acción, la secuencia implícita de pasar sus páginas. Es algo inherente al libro tradicional frente al soporte digital o libro electrónico, y vaya por delante que reivindicamos la primera opción frente a la segunda. Ojear un libro es, incluso, un placer que descubrimos al acercar nuestra nariz a su interior, como cuando lo abrimos por primera vez y es nuevo. En el caso de un libro antiguo, observamos que sus hojas se han oscurecido y su tipografía te transporta a épocas remotas de linotipias y tipógrafos, a su ardua elaboración, con tipos móviles solapados uno a uno para formar textos y a los tacos de madera grabados al detalle en sus ilustraciones.
En el caso del libro de artista, obra para mirar y tocar más que para leer, este acto reflejo de pasar hoja tras hoja se magnifica. Al principio, es el impacto visual lo que predomina: cromatismo, dimensiones, forma, textura, todo ello en las múltiples e insospechadas formas que el libro como objeto artístico puede adoptar. Pero el espectador, atraído por la apariencia misma del objeto, no sólo lo contempla sino que no puede resistir el deseo de palpar sus páginas; tras la experiencia visual previa, la táctil es ineludible.
Al tener en nuestras manos uno de estos libros pasaremos hoja por hoja, desvelando su interior, notaremos el tacto fino o rugoso de los diferentes papeles o materiales empleados, lo contemplaremos como una unidad en la que, en un primer momento, nos llamó la atención su forma externa.
Todo lo anterior se pone de manifiesto en la exposición que contemplamos. Para empezar, hay que ubicar la obra presentada, especificando que toda ella se ha realizado como trabajo final de la asignatura que imparto: Grabado en Relieve y, fundamentalmente, con técnicas xilográficas y linográficas.
En los libros expuestos, el artista asume tanto la labor de ilustrador como la de diseñador, tipógrafo y encuadernador. Hay libros-objeto como cajas, donde se impone el frio del metal o la calidez de la madera, desplegables con un contenido narrativo o plasmando una crónica viajera. Algunos no se limitan a mostrar impactantes imágenes sino que las apoyan con textos de contenido reivindicativo o social. En otros, las palabras son inexistentes, no las necesitan, no en vano en el libro de artista lo visual acaba por imponerse. Vemos cómo juegan con el espectador mediante espejos deformantes o con aperturas múltiples que, a veces, te hacen dudar. El contenido irónico e irreverente también se hace notar y en otros casos, el más poético y literario.
Es, al cabo, una pequeña muestra de la infinidad de posibilidades que puede revelarnos el libro de artista.

Gema Navarro Goig

No comments: