Thursday, March 04, 2010

Corridas de toros: de la faena del arte a la razón jurídica y moral (I)


Javier De Lucas, catedrático de Filosofía del Derecho, considera la lidia de toros jurídicamente "inadmisible"
El filósofo Norbert Bilbeny manifiesta que las emociones de los taurinos "no valen tanto como la dignidad de la vida"
.
Barcelona. (EFE).- El catedrático de Filosofía del Derecho Francisco Javier De Lucas ha asegurado que el daño que se causa a los toros bravos en las corridas "es inadmisible" desde un punto de vista de jerarquía jurídica, y sin negar que esta tradición pueda ser considerada cultura o arte, la ha calificado también de tortura.

De Lucas, que ha comparecido hoy ante la Comisión de Medio Ambiente del Parlament de Catalunya, donde se debate la prohibición de las corridas de toros en esta comunidad, ha manifestado que la ley autonómica de protección de defensa de los animales no puede mantener la actual excepción que posibilita las corridas por el daño "injustificable" que padecen los toros durante la lidia.
"No dudo que pueda resultar bello para algunos, pero no es asumible", ha afirmado el catedrático, que considera que un espectáculo que "extrae su belleza de un elemento de tortura" no puede fomentar una sociedad menos cruel.
De Lucas ha señalado que el debate no debe centrarse en si se deben prohibir o no las corridas, "sino cuánto tiempo retrasaremos una decisión que es la única razonable" porque "no causar daño es una necesidad básica, pero el poder acudir a un espectáculo que a uno le gusta no lo es". En este sentido, ha expresado que la iniciativa legislativa popular presentada por Prou para prohibir las corridas en Catalunya "defiende un bien jurídico superior".
Incompatibles con la moral
Por su parte, el filósofo y catedrático de la Universidad de Barcelona Norbert Bilbeny ha manifestado que las emociones de los taurinos aunque puedan ser comprensibles "no valen tanto como la dignidad de la vida" y ha remarcado que no todas las emociones pueden tener "amparo legal", sobre todo si éstas son "incompatibles con la moral" como, a su juicio, ocurre con las corridas.
Bilbeny ha remarcado que no quería criminalizar a los taurinos, a quien, no obstante, ha animado a que se quiten "la venda de los ojos" para comprobar "el dolor que conlleva este espectáculo" y les ha advertido de que "el negacionismo" es el último recurso de lo inaceptable, "aunque sea de un orden menor" y no sea comparable "ni de lejos", ha puntualizado, al del holocausto o de los malos tratos.
Este filósofo ha citado a un cordobés, pero no al torero, sino a Séneca, y ha aludido a la "responsabilidad" que ha de imperar en la sociedad, pero no sólo sobre los hombres sino también con los animales, "porque no podemos abusar de la superioridad humana", ha matizado.

Fuente:

No comments: