Thursday, November 16, 2006

Un día para filosofar, por Koichiro Matsuura

Hoy, 16 de noviembre del 2006, la Unesco celebra una vez más junto a la comunidad internacional el Día Mundial de la Filosofía. ¿Con qué objeto? Para fomentar y promover, en un espíritu de diálogo e intercambio, un amplio debate de ideas sobre cómo ha evolucionado, cómo ha circulado y cómo se ha compartido el saber contemporáneo.
Hoy día sabemos hasta qué punto el funcionamiento diferenciado de las sociedades y las culturas aboga en favor de la escritura de una historia ya no lineal sino más abierta a la pluralidad de las memorias, las prácticas y las representaciones. Se trata de un programa político y de investigación de primordial importancia, que instaura el hecho de la diversidad como base de nuestra comprensión del funcionamiento de las sociedades.
La filosofía, junto a las demás ciencias humanas y sociales, desempeña una función esencial para ayudarnos a comprender de modo más satisfactorio la complejidad de nuestro mundo, conjunto activo y disimétrico de interacciones, transferencias e intercambios. Puede cumplir esa función interrogando de manera lúcida y exigente nuestras construcciones sociales de la realidad, nuestros mundos imaginarios, nuestros mitos y nuestros símbolos. Puede hacerlo también explicando los dispositivos y mecanismos de racionalidad que dan origen a las guerras, los conflictos y los sufrimientos, sin reducirlos a fatalidades.
De hecho, hoy día es responsabilidad nuestra, sobre todo a la hora de los debates renovados sobre la coexistencia de las culturas y las civilizaciones, dotarnos de los medios de pensar conjuntamente la identidad y la diferencia, máxime si queremos construir memorias compartidas y futuros comunes.
Juntos y distintos, debemos en efecto esclarecer nuestra capacidad de conjugar mundos imaginarios colectivos con recorridos singulares, y contribuir al surgimiento de comunidades de historia y de memoria libremente consentidas, abiertas a las relaciones interculturales y el respeto del otro.
Este día debe celebrarse bajo el signo del diálogo y el encuentro, y servir así para establecer o restablecer entre comunidades y naciones vínculos filosóficos e intelectuales a veces rotos, otras veces olvidados. Se trata de un reto al que la filosofía y las ciencias humanas han respondido ya en numerosas ocasiones durante la historia, y que es necesario afrontar de nuevo.
Este año en Marruecos, que acoge generosamente un gran número de actos y debates, así como en la totalidad de los países participantes en la celebración del Día Mundial de la Filosofía, tengo la certeza de que los filósofos acudirán una vez más a la cita, para evidenciar esas perspectivas de reflexión y de acción que tanto necesitamos hoy día.
Koichiro Matsuura es Director General de la Unesco
(Publicado en el diario La Prensa (Managua. Nicaragua), 16 de noviembre de 2006).

No comments: