Sunday, September 24, 2006

Suiza e inmigración. Sobre la creación de dos categorías de seres humanos


Suiza aprueba una de las leyes más restrictivas de Europa para frenar la inmigración
La nueva norma abre las puertas de par en par a los europeos y las cierra definitivamente a los extracomunitarios

AGENCIAS/ELPAIS.es - Ginebra
Suiza ha aprobado hoy en referéndum y por una abrumadora mayoría del 70% el endurecimiento de sus leyes de Asilo y Extranjería, que básicamente abren las puertas del país helvético a los extranjeros europeos y la sellan la entrada a los extracomunitarios, salvo a aquellos que posean un alto nivel de estudios o formación profesional. El último recuento dice que aproximadamente el 70% de los votantes de los 26 cantones que integran la Confederación Helvética han dicho sí a esta ley, cuya dureza ha suscitado una de las mayores polémicas de los últimos años en Suiza.
La nueva ley sobre refugiados prevé penas de hasta cinco años de prisión y más de 300.000 euros de multa para quienes dieran albergue a extranjeros con una orden de expulsión en firme. Igualmente, pretende eliminar todas las ayudas sociales, incluidas las de emergencia, a todos los extranjeros cuya demanda de asilo sea considerada improcedente. Entre otras medidas de fuerza, la ley propone también penas de hasta dos años de cárcel para los recalcitrantes y los extranjeros que se nieguen a abandonar el territorio de propia voluntad. La ley exige además que todo demandante de asilo pueda presentar una identificación válida (pasaporte o DNI) dentro de las 48 horas posteriores a su demanda.
En cuanto a los extranjeros, la nueva ley, que reemplaza a la actual de 1931, ha optado por abrir sus puertas a la libre circulación dentro del Espacio Schengen y restringirlo de manera radical a los extranjeros extracomunitarios. La postura que mantienen los partidarios de la ley es que la UE y Europa del Este deberían ser más que suficientes para proporcionar a Suiza la mano de obra necesaria en los empleos de baja cualificación.
La reunificación familiar para los no comunitarios será posible para los niños de hasta 12 años, a fin de permitir "la plena integración de los menores en la sociedad suiza". Pasada esa edad, en principio, las demandas de reunificación pueden ser rechazadas, aunque no así para los europeos, que pueden pedir la reunificación familiar hasta los 21 años. Esto hace que numerosos críticos hablen de "un doble rasero inmoral y una discriminación rayana en la ilegalidad".
Con más de un 20% de extranjeros, Suiza ha sido tradicionalmente un país de inmigración, en el que existen hoy más de 100.000 trabajadores clandestinos de los que más del 30% estarían ocupados en negro en el servicio doméstico. En Suiza viven unos 100.000 españoles a los que las nuevas leyes no van a afectar.
Los detractores
Los detractores, entre los que se encuentran la izquierda, las iglesias y numerosos movimientos sindicales y sociales, ven en estas leyes "un endurecimiento innecesario de una ley que ya es muy dura" y "la creación de dos categorías de seres humanos: los europeos y los no europeos".
"La cuestión no es si las leyes serán aprobadas o no", comentó a EL PAIS Alain Rebetez, antes de conocer el resultado del referéndum, "sino por cuánto margen. Una victoria cercana al 70% [lo que finalmente ha sucedido]provocaría que estas leyes sean aplicadas con un rigor sin precedentes".
Similar es la postura del Partido Socialista, que ha hecho campaña contra estas leyes y acepta resignado a la derrota. Claudine Godat, portavoz del PS, considera que "estas leyes no solucionan nada y crean la posibilidad de que sean pasadas por muchas peticiones de asilo legítimas". La aplicación de la ley sobre los refugiados "puede dejar literalmente en la calle y sin recursos a más de 9.000 personas", ha agregado Godat.
Lucienne Girardier-Serex, pastora de la Iglesia protestante, considera que "en tanto que creyente, ayudar al necesitado forma parte de mi cultura y de mis raíces bíblicas". La religiosa afirma que "si por proteger a alguien en situación desesperada arriesgo una pena de cárcel o multa, bienvenida sea".
El analista Rebetez concluye: "Desde hace décadas, la cuestión de la inmigración y los refugiados es central en la política suiza y ha creado las bases del movimiento populista del caudillo de derechas Christophe Blocher, líder de la UDC".

Publicado en el diario EL PAIS, ed. de 24 de septiembre de 2006. Sección Internacional.
Foto: Musulmanes rezando durante del Ramadan en Lucerna

No comments: