Sunday, June 04, 2006

Jules Verne y la "democracia electrónica"

El visionario Julio Verne (1828-1905) previó, avant la lettre, el empleo de las nuevas tecnologías (recursos telemáticos) dirigidas a superar la representación y posibilitar el ejercicio de una participación directa en la toma de decisiones a través de la emisión de una opinión o la elección de una alternativa mediante el voto electrónico u otras formas interactivas.
Está en su relato Les Cinq Cents Millions De La Bégum, editado por J. Hetzel en la "Bibliothèque d'éducation et de récréation" (Paris, 1879), con ilustraciones de Léon Benett.
Es la historia de dos herederos de una fortuna calculada en más de 500 millones de francos ; el francés Docteur François Sarrasin, y el alemán Professeur Schultze. Sarrasin destina esa enorme cantidad al proyecto de construir una ciudad ideal conforme a los más recientes avances técnicos de urbanismo e higienismo. El resultado es France-ville, situada en la costa americana del Pacífico (a 43º y 11´ de latutud norte y 124º 41´de longitud oeste de Greenwich). Schultze, por el constrario, la dedicará a erigir Stahlstadt, ciudad de acero, donde se fabrica un gigantesco cañón. El telón de fondo histórico puede ser identificado como los intentos de anexión de la Alcace y parte de la Lorraine por el Imperio Alemán.

Quisiera destacar su cap. XII (Le Conseil), donde los francevillais ponen en marcha la defensa de su ciudad a partir de la reunión “telemática” de los miembros de su “Conseil civique”. Estos aparecen interconectados mediante una red telefónica (“Grâce au téléphone, dit-il, nous pouvons tenir conseil à France-Ville en restant chacun chez soi”). La eficiencia instrumental les permite adoptar decisiones con rapidez ("Le Conseil civique n'avait pas duré dix- huit minutes et n'avait dérangé personne").
Así pues, a sólo un paso, mutatis mutandis, de las posibilidades interactuación que hoy pronostican para un futuro cercano las modernas ideas de “cyberdemocracia", "teledemocracia" o "democracia electrónica".
José Calvo González

No comments: